"No podemos estar felices, nos sigue faltando Joaquín"

Los policías que apresaron a Valdebenito lamentan la muerte del joven.

El enorme despliegue de agentes de las comisarías 24 y Cuarta fue esencial para la captura de Matías Valdebenito, el joven acusado del brutal asesinato de Joaquín Vinez el domingo. La Jefatura de Policía no pasó por alto su gran compromiso y pidió ascenderlos.

“No podemos estar felices por atrapar al asesino porque nos sigue faltando Joaquín”, remarcaron los policías Javier Traipe y Julián Belío en diálogo con LM Cipolletti.

Te puede interesar...

La madrugada del 18 de noviembre quedará guardada para siempre en sus memorias. Esa noche el sargento Traipe (37) y el cabo Belío (26) de la Unidad 24 acudieron a una casa en el barrio Piedrabuena por un llamado de auxilio. Cuando llegaron, familiares y vecinos retiraban a Joaquín envuelto en una sábana. Tenía una herida profunda y perdía mucha sangre, pero aún estaba con vida.

“Cuando vi la cantidad de sangre que perdía, me asusté y lo metimos en la caja de la camioneta. Lo llevamos rápido hasta el hospital. En el camino hablábamos con la madre y le decíamos que se iba a poner bien, que no se debía preocupar, pero por dentro sabía que era grave. El enfermero apenas lo vio, llamó al cirujano de urgencia. Yo lo escuchaba quejarse del dolor”, expresó Belío con tristeza.

“Era un chico que tenía toda una vida por delante. Lo único que nos reconforta es haber sacado de la calle a un asesino y esperamos que la Justicia lo condene”.Javier Traipe y Julián Belío. Agentes que integran la Comisaría 24 de Cipolletti

Los efectivos volvieron a la casa a resguardar el perímetro para las pericias y a los pocos minutos les informaron que Joaquín había muerto. “Tuvimos que ampliar el perímetro, porque ya se trataba de un homicidio. Estábamos consternados. Cerca de las 6 nos avisan que un patrullero de la Cuarta estaba persiguiendo a dos jóvenes y que podrían ser los autores, en Pastor Bowdler y Brasil. Era a sólo dos cuadras del lugar y fuimos a colaborar. Cuando llegamos corrían dos jóvenes y uno de ellos arrojó un cuchillo. Detuvimos a uno (Suárez) y Valdebenito se escapó”, relató Belío.

El oficial recordó que “en la esquina con Paraguay se subió de una casa donde había una construcción y nos tiraba ladrillos huecos. Un ladrillazo me pegó en la rodilla y otro en el hombro. Era impresionante la fuerza que tenía. Cuando logramos subir, intentó arrojarse y alcanzamos a agarrarlo de la ropa. Estaba desesperado por escapar”. Junto con su compañero Traipe de la 24 y Milton Lezcano de la Cuarta lo redujeron.

La Cuarta intervino debido a que llevaban elementos a la 24ª y al observar a los sospechosos, decidieron perseguirlos.

Los ascenderán por el operativo

Adriana fabi Policias caso Vinez

“Pese a estar esposado, no se dejaba agarrar. Apenas lo vimos supimos que era él, porque coincidía con la descripción. Además, intentó hacer de todo para escapar y eso nos daba a pensar que podía ser el autor del crimen”, dijo Javier Traipe, quien en sus 16 años de servicio nunca vivió una detención tan difícil como la de Matías Valdebenito.

Ayer, Traipe y su compañero Julián Belío fueron recibidos por la jefa de la Regional Quinta de Cipolletti, Adriana Fabi, quien les comunicó que “como reconocimiento a la solidaridad, valor y templanza demostrada durante el lamentable hecho que conmociona a la ciudad, se instruye la información para proponer el ascenso de los mismos en el grado de sargento para Traipe, y de cabo primero para Belío y Lezcano”.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario