No habrá descuento para los vecinos por el pavimento

El Ejecutivo municipal rechazó un reclamo de los frentistas del San Pablo por una nueva liquidación del precio que deben abonar por el reasfaltado de calles.

El intendente Aníbal Tortoriello resolvió desestimar el pedido de hacer una nueva liquidación de los importes a abonar por la obra de repavimentación en el barrio San Pablo. Se lo había solicitado la comisión provisoria de vecinos el 22 de mayo y el jefe comunal no hizo lugar al planteo en una resolución que fue refrendada por los secretarios de Obras Públicas, Francisco Navarro, y de Gobierno, Diego Vázquez.

Los frentistas consideraban que no se les puede imputar a ellos la demora que tuvo la obra ni el destino erróneo que tuvieron los poco más de 11 millones de pesos transferidos por el gobierno provincial al Municipio en abril de 2015.

Te puede interesar...

Pero en la resolución que firma el intendente se advirtió que una eventual demora en la concreción de la obra no puede traducirse en una exención de las cargas tributarias asociadas al financiamiento de su costo efectivo, ya que podría comprometer decisivamente la capacidad del Estado para cumplir con los trabajos proyectados en los barrios.

Los vecinos aseguraban que debían pagar unos 13 mil pesos cada uno, pero cuando llegaron las primeras boletas el importe total trepaba a 70 mil pesos en algunos casos (depende de los metros de frente de la vivienda). Y por eso querían que se retrotraigan los valores a los contemplados en el proyecto original.

Como parte de sus argumentos se indicó que no resulta correcto extrapolar los importes originariamente previstos con la obra que se realizó al final, ya que en un comienzo se iban a repavimentar sólo algunas calles, las más dañadas (en especial la Córdoba, en cercanías a la calle Alem), y luego se decidió abarcar la totalidad del barrio.

Por otra parte, la resolución no pasó por alto que el registro de frentistas no superó el 51 por ciento de oposición -las firmas representaron el 18,14% del total- y recordó que, aun cuando la obra es de larga data, sólo se pudo concretar a partir de las gestiones encaradas por la actual administración. En ese marco, se aclaró que “el importe que los beneficiarios deben sufragar es el costo real de la obra y no el que pudo haberse calculado al momento de dar inicio a las gestiones tendientes a la materialización del proyecto”.

“Si debieran afrontar un importe nominal que no se condice con las erogaciones que demanda la culminación de la obra, esa diferencia debería ser absorbida por el erario público a través de un mecanismo de subvención que no resulta aplicable”, finalizó la resolución del Ejecutivo.

$13.000 El monto que pensaban pagar los beneficiados

Según denuncian desde mayo, las primeras boletas llegaron con montos muy superiores por la inflación de costos: $70 mil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario