Multan a legislador por no hacerse el test de alcoholemia

Ricardo Arroyo vio el control y se pasó al asiento del acompañante, pero no engañó a los inspectores. Le quitaron la licencia. Ocurrió en Bariloche.

“Hecha la ley, hecha la trampa”, dice el refrán que seguramente el legislador provincial Ricardo Arroyo tuvo muy presente cuando vio un control de tránsito, se tiró contra la banquina y detuvo su camioneta para cederle el volante a su esposa. O al menos así lo creen los inspectores de Tránsito que después de un largo intercambio de opiniones le realizaron una multa.

El incidente, que ayer ya era un escándalo en el ambiente político, ocurrió a las 4:50 del sábado en la tradicional avenida Pioneros de Bariloche. El ex funcionario provincial, ahora enfrentado a Juntos pero todavía miembro del bloque, manejaba una camioneta Volkswagen Amarok cuando se topó con un control de tránsito y estacionó.

Tanto los agentes de Tránsito del Municipio barilochense como los policías que estaban en el lugar lo observaron y se percataron de que se pasaba al asiento del acompañante. La actitud generó sospechas y fueron a hacerles un control de alcoholemia.

Los inspectores se encontraron con una mujer al volante -la esposa de Arroyo- quien no puso objeciones y sopló la pipeta para un control de alcoholemia. Según informaron testigos del operativo, lo pasó sin problemas.

Cuando Arroyo pensó que podrían continuar viaje, llegó el escándalo. Los agentes no los dejaron arrancar y le pidieron a él que se hiciera el test, a lo que se negó. Los empleados municipales y los policías le explicaron que debía hacerlo porque lo vieron manejando, pero no lo convencieron. Por ello, le hicieron una multa por la presunción de que estaba alcoholizado y por la misma razón le retuvieron su licencia de conducir.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario