La diputada nacional Lorena Matzen defendió su iniciativa de generar los consensos necesarios en el Congreso para rechazar el decreto presidencial que recorta las asignaciones familiares, y respondió a las críticas de su par Sergio Wisky y de otros dirigentes del PRO.

Wisky salió a respaldar la decisión del Gobierno y consideró que “se apuró Lorena” porque la medida no “afecta tanto a Río Negro”. Sin embargo, ayer Matzen redobló la apuesta y recordó: “Somos diputados nacionales, y si se afectan los derechos de los argentinos tenemos que estar ahí para marcarlo. No importa si se afecta más o menos a los rionegrinos”.

Y en ese sentido, justificó su accionar: “Lo hago muy a conciencia y para construir, no para generar disonancias”.

La diputada del radicalismo fue una de las primeras en criticar el decreto 702 y se unió a otros legisladores nacionales de la UCR de la Patagonia para avanzar en el Congreso en su rechazo. Así, se corporizan los cuestionamientos que hicieron los titulares de los comité de Río Negro, Darío Berardi, y de Chubut, Darío Herrera, la semana pasada.

En ese marco, Matzen pidió “que Cambiemos no sea una alianza boba”, mientras que levantó los principios e ideas radicales. “Una medida como esta no le mejora la vida de la gente”, subrayó. Además, en relación con los cálculos de ahorro que hizo el gobierno nacional cuando justificó el recorte, la diputada agregó: “No se trata de números, se trata de personas”.

Por último, opinó que “es un buen parámetro que se den estos debates en la alianza Cambiemos. Esto enriquece el espacio”.

Afecta a 71 mil rionegrinos

Más allá de los planteos de uno y otro lado, la realidad es que la medida del Gobierno tiene como principal objetivo el ahorro. El problema es de dónde se saca ese dinero que se está necesitando. La decisión, en este caso, fue sacársela a los que cobran asignaciones familiares.

En Río Negro, esta medida afectará a casi 71 mil chicos, según los registros de la Anses. La reforma anunciada, que incluye la eliminación del beneficio patagónico, impactará en esos pagos a partir de los salarios de septiembre.

Al respecto, la senadora Magdalena Odarda estimó que la quita del beneficio patagónico significará una pérdida anual para la región de “más de 2000 millones de pesos”.

Por este motivo es que desde distintos espacios políticos, incluso dentro de Cambiemos, salieron a rechazar la medida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario