Marcelo camina 30 km en la playa vendiendo choclos

Lleva 18 años trabajando en la temporada y asegura conocer todos los secretos del rubro.

Por Luis Uribe - Especial

La venta ambulante en la playa de Las Grutas conforma un universo en el que confluyen trabajadores que llegan desde distintos puntos de la región y el país atraídos por la multitud de potenciales clientes que otorga el verano.

Te puede interesar...

Qué ofrecer, los sectores más productivos, los horarios clave, el estado de la marea o del clima son datos que los más experimentados saben utilizar a la hora de salir a la cancha. Después, claro, está la simpatía y el discurso que se utilicen al momento de seducir a los potenciales compradores.

"La comida es lo que más sale, lejos", afirma Marcelo Osinaga, un roquense que lleva 18 temporadas vendiendo en Las Grutas y que asegura conocer los secretos para que cada jornada resulte redituable.

Ahora lleva choclos, pero ya cargó donas, churros y helados, entre otros productos.

Los choclos parecen ser una buena idea, porque en pocos minutos despacha varios de los que lleva en una conservadora.

"Si la mercadería es buena, la gente compra", agrega con la autoridad que le dan tantos veranos de experiencia.

Claro que no todos los días son buenos, por el mal estado del clima o por la pleamar, que corta la jornada en un momento inconveniente y reduce notablemente el número de personas.

Entonces, tiene que apelar a los conocimientos atesorados e ir en busca de veraneantes dispuestos a dejarse tentar con un choclo.

Marcelo dice que es una tarea sacrificada y que en ocasiones camina cerca de 30 kilómetros por día para cumplir su tarea.

Sin embargo, muestra que no pierde las ganas de trabajar en la playa y, además, afirma que lo hace con gusto. "Soy vendedor ambulante, en Roca ando en la calle", sostiene.

Destaca que Las Grutas le da la oportunidad de obtener ganancias para enfrentar las necesidades, dado que en la ciudad el movimiento se reduce durante el verano. Para que convenga su estadía, comparte el alquiler de un departamento con otros compañeros que vienen con su mismo objetivo. "¿Salir de noche? Ni ahí, llegamos reventados al final del día", sostiene, de todas maneras sonriente.

"Es como hacer una pretemporada", agrega entre risas, mientras se pierde entre la multitud asegurando a los turistas, a gritos, que lo que lleva en su conservadora es imperdible.

LEÉ MÁS

El plato majestad de Las Grutas: la picada de mariscos

Las playas de Las Grutas y su amplia oferta comercial

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario