Los vecinos les declararon la guerra a las travestis

Se quejan porque usan como albergue transitorio un hospedaje.

Los vecinos del barrio Belgrano decidieron manifestar su indignación por el funcionamiento de un hospedaje ubicado entre las calles Ingeniero Krause y Presidente Justo de Cipolletti. Denuncian que es usado como albergue transitorio al que “los travestis que están en la Ruta 22 entran y salen con clientes después de un par de minutos” y que están cansados de convivir con el “desagradable” panorama.

Cerca del lugar, otros vecinos colocan un alambrado para impedir el ingreso de travestis y ladrones desde la Ruta 22.

Te puede interesar...

“Se trata de un lugar que funciona como absolutamente todo y que cuando nosotros comenzamos a quejarnos ni siquiera tenía la habilitación comercial y había sido multado por no disponer del alta de Turismo. Se ven tipos en minifalda (por las travestis) saliendo a las 9 de la mañana o a la tarde con otros hombres porque a dos cuadras está la ruta. Están 20 o 30 minutos y se van, eso no es un hospedaje, es una macana vivir así”, sentenció Roberto, uno de los ciudadanos que impulsó el reclamo.

Además, en el mismo albergue funciona de manera independiente una habitación a cargo del área de Acción Social en la que se refugia a personas que provienen de los sectores más vulnerables y que necesitan contención para poder abrirse camino en la vida. Este factor, según los vecinos, complica la situación.

“No sólo tenemos el tema del albergue transitorio, sino que también vienen tipos borrachos, drogados o violentos. La otra vez trajeron a una mujer con los hijos porque su pareja estaba bajo los efectos del alcohol y al rato cayó al lugar a insultarla, rompió el portón, hubo gritos y tuvo que venir la Policía. Todo esto es un barrio residencial donde pagamos 680 pesos de impuestos municipales”, explicó.

Por último, y no por eso menos importante, remarcaron que a tan sólo una cuadra y media se encuentra el colegio Limay y que por el constante movimiento de gente desconocida, los chicos son víctimas de robos.

El objetivo de los vecinos es que se regularice el albergue como un lugar de descanso y deje de ser “un telo no habilitado” y como refugio para quienes más lo necesitan, todo en un mismo edificio dentro de un barrio residencial .

En el Belgrano reclaman que sancionen a los dueños de un hospedaje y, a pocos metros, colocan un cerco para que no entre gente desde la ruta.

Quieren vivir en un barrio cerrado

Para sorpresa de muchos cipoleños, esta semana empezó a tomar forma una continuación del “cerco antichorros y travestis” de El Manzanar. Esta vez, la idea es que proteja a los vecinos que viven en el barrio Belgrano Norte, aledaños a la Ruta Nacional 22. De acuerdo con fuentes oficiales, se trata de una iniciativa presentada hace mucho pero que recién ahora se concreta y que podría tener relación con una serie de incidentes ocurridos en el telo informal del barrio.

Tres hilos de alambre de púas separados por unos cinco centímetros se distinguen en la parte superior de un cerco que se extiende entre las calles Lisandro de la Torre y Celman, por Alvear. El proyecto contempla llegar hasta Quintana y de esta forma se transformará en un límite infranqueable para aquellos que quieran ingresar desde la Ruta 22. La única entrada sería por Lisandro de la Torre.

Fuentes policiales aseguraron que frente al barrio, por la noche, un grupo de travestis trabajadoras sexuales se para frente al barrio y va al hospedaje de Krause.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario