arroyog@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Las diferencias entre funcionarios de la Cuarta Circunscripción con asiento en Cipolletti e integrantes del Ministerio de Seguridad provincial en relación con las pulseras y tobilleras electrónicas parecían superadas, pero un fallo reciente revela que persiste el resquemor de algunos magistrados sobre la efectividad del sistema de monitoreo. “El tiempo de respuesta del sistema de alertas quedó en jaque, pues a nuestro criterio fue muy lento”, destacaron los jueces Alejandra Berenguer, Laura González Vitale y Marcelo Gómez.

Los incidentes reiterados con presos que accedieron a beneficios pero que violaron las restricciones impuestas por la Justicia local generaron un clima de incomodidad y en las últimas semanas hubo manifestaciones a favor y en contra del sistema.

Las pulseras y tobilleras electrónicas vinieron a ser una alternativa para algunos casos de detenidos con beneficios de prisión domiciliaria o salidas transitorias. La resistencia de los jueces no es nueva y apenas se anunció la compra de los dispositivos, hubo un polémico intercambio de opiniones con el responsable del Servicio Penitenciario Provincial, Hugo Cecchini, quien manifestó que se habían adquirido 20 equipos pero “va a costar incorporarlas porque tenemos hoy disponibles 20 tobilleras hace casi un mes, se las ofrecimos a todos los jueces pero estamos practicando solo con una en Bariloche”.

Las declaraciones del funcionario provincial fueron realizadas a LM Cipolletti y generaron una inmediata reacción, con un derecho a réplica donde los jueces cipoleños puntualizaron que “es imperioso contar con un conocimiento de los recursos humanos y tecnológicos ya que a la fecha desconocemos tales alcances porque no se nos ha respondido ninguna de las notas enviadas desde ambas cámaras criminales”.

Las pulseras y tobilleras electrónicas vienen generando reiterados cruces entre los funcionarios.

Aseguran que el aviso es inmediato

Frente a las últimas críticas, que surgieron a partir de la fuga del cipoleño Hugo “Palito” Cisterna durante una salida transitoria, una de las encargadas de recoger el guante y garantizar la fiabilidad del sistema fue la secretaria de Justicia de la provincia, Betiana Minor, quien resaltó: “En caso de detectarse una trasgresión, que puede ser exceder el perímetro delimitado o cortar la señal, emite una alerta inmediata al sistema de monitoreo. Incluso, muchas de las alertas son porque las tobilleras se aflojan”.

El peligro de dar ventaja para las fugas

Los jueces cipoleños revelaron su preocupación pero también sus cuestionamientos al sistema de monitoreo a la hora de confirmar la preventiva a tres integrantes de la megabanda de boqueteros. Desde mediados de julio, José Forno, Aníbal Meneses y Pablo Muñoz protagonizaron una serie de incidentes vinculados con el monitoreo de sus movimientos, y a principios de la semana que pasó se ordenó su detención.

Los tres hombres condenados tenían el beneficio de la prisión domiciliaria y debían cumplir con pautas de conducta; en ese marco, eran vigilados mediante pulseras y tobilleras. Sin embargo, la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico (Uadme) comprobó varias alertas.

En apariencia, se había trabajado de forma eficiente. Sin embargo, los magistrados advirtieron: “Dos horas es demasiado tiempo para efectuar la eventual búsqueda de una persona que se encuentra en un sistema de libertad caucionado, lo cual pone en alerta el sistema para otorgarle en ese aspecto la eficiencia que merece la única herramienta de dispositivo electrónico (en esta modalidad) que se encuentra a manos de los jueces para cumplir la exigente manda legal”. Justamente, el que permaneció dos horas sin ser detectado fue el Chiqui Forno.

LEÉ MÁS

Allanaron la casa del vendedor de loros infectados con psitacosis

Dos adolescentes en moto chocaron contra un camión y no fueron arrollados de milagro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario