El clima en Cipolletti

icon
35° Temp
10% Hum
LMCipolletti

Los artesanos que nacieron de la crisis en San Antonio Oeste

A pocos metros del muelle de pescadores de San Antonio se erige una pequeña feria de artesanos que ha perdurado a través de los años. En la actualidad ya forma parte del paisaje urbano y se convirtió en paseo obligado de los turistas.

En sus puestos -no más de media docena- se pueden adquirir atractivos adornos y ornamentos confeccionados con caracoles y conchas marinas o degustar sabrosos pescados y mariscos recién capturados.

Te puede interesar...

El movimiento de gente se vuelve intenso en verano, sobre todo los fines de semana. Las instalaciones tienen el atractivo de la simpleza y muestran el esfuerzo permanente de los emprendedores.

Los locales fueron en principio mostradores de cemento, a los que luego les colocaron techos de chapa, con aleros del mismo material que, contiguos unos a otros, formaron una galería por donde transitan los visitantes o se instalan para saborear empanadas de salmón o merluza, langostinos salteados o un plato de paella cocinada en disco de arado.

Aunque hoy los puesteros se muestran vivaces de recibir la variopinta clientela, que adquiere gustosa los productos que ofrecen, no olvidan que la pequeña muestra nació por una necesidad extrema.

Fue a principios de la década del 2000, cuando quebró la empresa pesquera que más puestos laborales otorgaba y dejó cientos de operarios en la calle sin sustento económico. Muchas de esas familias debieron ingeniárselas para conseguir recursos con qué subsistir.

Olga Cejas, una de las iniciadoras de la feria, recuerda que su esposo fue uno de los desocupados y que de repente se quedaron sin nada. Desesperados apelaron a unos caracoles que tenían en unos cajones acopiados en el patio de su casa y los llevaron a vender al muelle. Así lograron los primeros pesos para paliar la crisis.

Al año siguiente decidieron instalar el puesto donde están hoy, y de apoco se fueron sumando los demás. Con el tiempo, Olga comenzó a diseñar figuras con las conchas y caracoles y a utilizar otros materiales para hacerlas más vistosas. Ahora se considera toda una experta.

Cocinero amateur que hace deleitar

Willie es fileteador de profesión, pero la falta de trabajo lo empujó a buscar otras alternativas. Se puso a vender pescados y mariscos frescos empujado por amigos que conocían sus habilidades de cocinero. Comenzó a preparar filetes de merluza fritos, rabas y paellas. Este plato es uno de los principales atractivos que tiene hoy la galería.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario