Según explicó a LM Neuquén el comisario inspector y jefe de la Dirección de Tránsito, Tomás Díaz Pérez, iba solo a bordo de una camioneta Toyota Hillux.

“Manifestó que había tomado algo en un asado antes de partir de Bariloche con destino a Cipolletti para poder visitar a su hija, que estaba estudiando”, relató el comisario.

La camioneta quedó secuestrada, dado que el hombre tenía 1,76 gramos de alcohol en sangre y viajaba sin acompañante al momento de ser detenido entre Arroyito y Senillosa.

“Hizo semejante trayecto, gracias a Dios no pasó nada, pero podría haber ocasionado una tragedia”, observó el comisario. Además, el uniformado dijo que “se lo vio con un manejo llamativo”, que parecía que se iba quedando dormido y que por esa razón se lo detuvo”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario