El clima en Cipolletti

icon
Temp
43% Hum
LMCipolletti inseguridad

Le robó el caniche a un nene y cobró $800 de rescate

El ladrón ofrecía a Beethoven casa por casa hasta que lo halló la víctima.

Una familia del barrio 400 Viviendas sufrió un inédito robo. Un delincuente desalmado observó a un niño, llamado Lautaro, con un perrito negro, raza caniche toy, en sus brazos. Sin mediar palabras se lo arrebató y se dio rápidamente a la fuga, dejando al pequeño sin su mejor amigo, al cual había bautizado Beethoven.

El hecho generó indignación en los padres de Lautaro, quienes se pusieron rápidamente en campaña para poder recuperarlo.

Te puede interesar...

Las redes sociales fueron la clave. Allí los damnificados publicaron el episodio y advirtieron a los vecinos sobre la posibilidad de que alguien estuviera ofreciendo un perro de esas características y con correa azul a cambio de dinero.

Lograron detectar dónde estaba y quién lo tenía a través de las redes sociales. El malviviente lo quería vender a $1200, pero los padres del nene regatearon.

Poco fue el tiempo que pasó hasta que una usuaria de Facebook publicó en su muro que le habían ofrecido el can a cambio de $1200. Inmediatamente dudó de la procedencia del animal, por lo que hizo pública la situación.

Así fue como descubrieron dónde se encontraba y quién lo tenía, y comenzaron el plan rescate.
El malviviente sin corazón se encontraba en el barrio Anai Mapu, buscando un posible comprador.
Los propietarios legítimos de la mascota se pusieron en contacto rápidamente con el delincuente y luego de una ardua negociación consiguieron fijar el precio del rescate en $800.

Finalmente la transacción se realizó y el pequeño Lautaro pudo volver a disfrutar de Beethoven, su mascota.

Razas de moda, el blanco

En las últimas semanas se registraron numerosos episodios similares, aunque sus desenlaces fueron diferentes.

Los perros de raza parecen estar en la mira de los delincuentes cipoleños por estas horas.

Los más buscados por los ladrones caninos son los bulldog francés e inglés, los labradores y los beagles, entre otros, debido a que están de moda principalmente entre la clase media.

Ni hablar si consiguen dar con un akita, un mastín tibetano, un rottweiler o un chow chow. En ese caso el botín del robo ascendería a cinco cifras.

Las víctimas prefieren evitar a la Policía


La mayoría de los cipoleños que sufre esta clase de robos lo primero que hacen es salir a buscar a su mascota por el barrio y consultar a los vecinos, pero en muy pocos casos se registra una denuncia policial.

Es que a los uniformados les preocupa más bien poco el paradero de un animal, en este caso un perro. Además, la mayoría de los robos se da sin la presencia del dueño en el lugar, es decir que lo único que pueden denunciar es la desaparición de la mascota. Las redes sociales reemplazan a la Policía.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario