Las dos caras de la expropiación del Barrio Obrero A

Los vecinos expresaron su alegría por el logro. Los dueños de la tierra preparan su respuesta.

La demanda que inició el Municipio para expropiar las tierras del Barrio Obrero A cosechó ayer reacciones contrarias. De un lado, los vecinos de la toma que estallaron de alegría. Cientos de familias que soñaron este momento, la pelearon en la calle y, ahora, están a un paso de pedir la luz, el agua y otros servicios. En la vereda opuesta, los propietarios de las 14 hectáreas ocupadas desde hace más de diez años manifestaron su malestar y fueron muy duros con el intendente Aníbal Tortoriello y su gobierno.

"Estamos muy contentos, durante toda la mañana -por ayer- recibimos saludos y mensajes de agradecimiento. Llevamos diez años y un poco más de lucha, y es una alegría enorme haber llegado hasta acá. Ni bien se hace el depósito judicial, podemos iniciar los trámites para regularizar los servicios", expresó la dirigente barrial Lila Calderón.

Te puede interesar...

Como contrapartida, el apoderado de las tierras del Obrero A, Carlos Romero, consideró que "se ha consumado el mayor robo de tierra legalizado por una expropiación". Sostuvo que fue posible "con la complicidad de Tortoriello, a un precio vil", del 10% de su valor en el mercado.

Los dueños de las 14 hectáreas están preparando una contrademanda que presentarán cuando, primero, sean notificados de la acción judicial que concretó el Municipio en los juzgados civiles de esta ciudad, y luego salga el número de expediente. "Ante tantas mentiras, debemos esperar la notificación", acotó Romero.

Por su parte, Calderón se mostró muy agradecida con la gente y las organizaciones sociales que acompañaron al barrio y expresó su satisfacción. También fue un alivio para todos en el barrio, que el compromiso asumido por el Municipio sea un hecho en la Justicia, ya que algunas dilaciones en el tiempo sembraban la duda.

"Es un orgullo enorme culminar con esta tarea. Visibilizamos la situación de más de 600 familias, nuestro barrio recorrió la provincia, el país y Latinoamérica. Estamos al final del camino y hay que ver ahora cuánto pagará el vecino por su lote, porque nosotros estamos dispuestos a pagar y tenemos cerca de 1.200.000 pesos depositados en el banco", manifestó la dirigente barrial.

Sabían que no iba a aceptar

Aunque consideró que el Municipio se tomó mucho tiempo, advirtió también que lo hizo por intentar un arreglo con Romero -a quien Lila no reconoce como legítimo dueño por falta de papeles- y los propietarios para evitar un juicio. "Nosotros sabíamos que era al cuete, que no iban a aceptar", contó.

"Esto (la disputa de Romero) siempre fue por plata, en la vía penal no hay vecinos denunciados por usurpación. Todo esto estaba abandonado cuando llegamos. Y la misma Justicia dijo que era un problema político que el Estado debía resolver", concluyó Calderón, contenta por el logro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario