"La utilidad pública fue el punto más alto de la gestión"

Aníbal Tortoriello. El balance del 2017. El intendente analizó el año de la Muni. Dijo estar conforme con la política de tierras y la obra pública, y le pegó al líder del gremio Sitramuci.

Javier Pérez

perezj@lmneuquen.com.ar

El intendente Aníbal Tortoriello ya inició la segunda mitad de su mandato. En el primer año recibió críticas por inacción y en el segundo, que concluyó ayer, apostó por la obra pública. Asegura estar conforme con lo que ha hecho, aunque reconoce que falta mucho para cumplir con sus promesas de campaña, aunque destaca que con la declaración de utilidad pública de las tierras de las tomas concretó “una muy importante”.

¿Qué balance hace de su segundo año de mandato?

El año no pasó rápido, fue fugaz. En lo personal fue un crecimiento muy grande. Este año pudimos exteriorizar el aprendizaje y el ordenamiento interno. Ya teníamos la mirada de lo urgente y las necesidades de mediano plazo, y las pusimos en marcha. Íbamos a 30 kilómetros por hora y este año lo transitamos a 70 km/h, y da para mucho más.

¿Y cómo se acelera una gestión pública?

Hay que modernizar el Estado y darle más profesionalización. También vamos a hacer cambios importantes en el organigrama. Desde el año que viene vamos a priorizar áreas y sacar algunas que no tenían sentido. Será una estructura que apunte a las cosas más importantes para ser más eficientes.

—¿Esos cambios pueden afectar la planta de personal?

En líneas generales, no. Nosotros queremos que mejore la situación de cada empleado. Ellos quieren el pase a planta y nosotros lo comprometimos para quienes tienen más de 10 años de antigüedad, pero el pase tiene que ser el final del proceso.

Hay muchos contratados. ¿Qué tiene que pasar para que sean permanentes?

Antes hay que poner en marcha la carrera administrativa para que quien acceda a un cargo esté debidamente capacitado. Esto lleva trabajo, y lo estamos haciendo en forma consensuada con los gremios. Apostamos al diálogo y estamos avanzando.

¿Por qué Sitramuci no forma parte de ese diálogo?

Porque quien lidera ese gremio (Omar Meza) tiene una mirada personal, le importa su crecimiento y el del sindicato. Entiende que el conflicto es la única forma de crecer y, así, desvirtúa el trabajar para sus afiliados, por eso perdió un montón de gente. El último conflicto fue porque lo sancionó la junta de disciplina por pegarle a un compañero y porque quiso meter una enorme cantidad de delegados cuando era imposible.

Impulsó la utilidad pública, una promesa de campaña para las tomas. ¿Cómo se llegó a ese punto?

Intentamos negociar, pero llegamos a una situación en la que hubo que tomar el toro por las astas. Yo veía una contradicción por la situación de los propietarios, pero intentamos mediar, eso no avanzó y tuvimos que contemplar que en las tomas viven miles de personas. La utilidad pública fue el punto más alto de la gestión este año.

—¿Por qué falló la mediación con los propietarios?

Había mucho resentimiento en algunos. Y otros tenían grandes apetencias económicas. Primero querían tres millones de pesos, y cuando nos sentamos a negociar pidieron el doble.

—¿No teme que surjan nuevas tomas a partir de la expropiación?

No. Hemos trabajado mucho con la Justicia para responder a cualquier intento y atender a la gente. Y tampoco está dado el contexto. Hay un Estado más atento y una Justicia más fuerte. En su momento fue una situación que estalló, pero ya pasó. Y no vemos actores sociales dispuestos a organizar tomas.

—¿Qué otro aspecto destaca de este año?

Con la obra se cumplió muy bien, con una cantidad histórica de proyectos. Hicimos un esfuerzo grande en lo social también. Estoy conforme.

—En ese balance positivo, ¿en qué quedó en deuda?

Hay muchas cosas pequeñas, pero principalmente el tema desagües. Con el pluvial de la zona este estamos en la primera etapa, pero tendríamos que tenerla concluida y recién empezó. La ciudad es muy plana y el agua no corre.

El año político, del independiente al candidato en el 2019

“Yo quiero ser candidato a intendente, pero la decisión será del partido”. Lejos del vecino que destacaba su escasa participación política previa, Aníbal Tortoriello se asume ahora como referente de Cambiemos en la provincia y aseguró que quiere trabajar para las elecciones provinciales del 2019. Aunque admite que le gustaría más un segundo mandato como intendente, aseguró: “Las elecciones de octubre demostraron que podemos competir por la gobernación y tenemos que hacerlo. Hay quienes ya dijeron que serán candidatos, pero el partido tiene que elegir su postulante con números en la mano”. Si las encuestas lo pusieran como la mejor opción de Cambiemos en Río Negro, no duda: “Entonces sería candidato a gobernador. Nadie puede poner sus aspiraciones por encima de lo que sea mejor para Cambiemos. Hay que escuchar a la gente y decidir”, aseguró.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario