La Muni ofrece plazas para pagar las tierras de los asentamientos

Las autoridades buscan alternativas ante el panorama que generó la suba del dólar y la inflación.

El Ejecutivo comunal reconoció por primera vez en un documento público el fuerte impacto de la inflación y la suba del dólar sobre el presupuesto local, es decir, sobre las previsiones financieras del año en curso. Lo hizo en un proyecto de ordenanza enviado al Deliberante en el que solicita que se le permita utilizar algunas parcelas municipales, que están para ser desafectadas, como parte de pago a los propietarios de tierras en expropiación de la zona norte. En otras palabras, no tiene los fondos suficientes para expropiar.

La iniciativa ingresó ayer al CD y todavía no tomó estado parlamentario. Con el texto, se impulsa la modificación de la Ordenanza 11 de 2019, que permitió a las actuales autoridades a desprenderse de 12 reservas fiscales y de un espacio verde, ubicados en distintos barrios de la ciudad.

Te puede interesar...

En concreto, lo que se plantea es la modificación del artículo 6 de la norma para facultar al Ejecutivo a utilizar los predios en cuestión en las negociaciones relacionadas con las expropiaciones que favorecerán a cinco tomas: Barrio Obrero A y B, Nueva Esperanza y 2 y 10 de Febrero. Al efecto, se señala que la comuna podrá dictar los actos administrativos y suscribir los instrumentos legales necesarios, una vez se disponga la venta o permuta.

En los considerandos de la propuesta, el gobierno de Aníbal Tortoriello deja claras las causas del pedido al CD. “Sin perjuicio del destino fijado a los montos que eventualmente pudieran ingresar al Tesoro por la venta de las parcelas, es ineludible reconocer que la situación económica ha impactado en el presupuesto municipal”, se enfatiza.

Se advierte que “la inestabilidad cambiaria que se ha dado en el transcurso del año, sumada a la importante devaluación de la moneda nacional, han devenido en un marco económico inflacionario que hace necesario revisar las estimaciones y previsiones realizadas al momento de la confección del presupuesto vigente”.

Se insiste en la meta de avanzar en una solución definitiva “al problema que han planteado” los asentamientos y lograr su regularización y se puntualiza que los montos presupuestarios previstos “pueden resultar insuficientes, por lo que resultaría de utilidad poder contar” en las negociaciones de expropiación “con la posibilidad de ofrecer alguna de las parcelas desafectadas como parte de pago”.

En buen romance, al Municipio le falta plata para las expropiaciones y por ello acude a bienes enajenables de la comunidad para conseguirla. Desde ya, la edil María Eugenia Villarroel Sánchez alertó ayer que los vecinos de los barrios en que se encuentran los terrenos a desafectar podrían oponerse a estos manejos y podrían surgir reclamos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario