El Municipio afirma que avanza en la expropiación

Estarían cerca de acordar con los propietarios de las tierras de tres tomas.

En el Municipio aseguran que están próximos a acordar la adquisición de las tierras donde se encuentran las tomas Nueva Esperanza y 2 y 10 de Febrero y tienen cifradas expectativas de llegar a un entendimiento esta misma semana con el dueño del predio del Barrio Obrero B. Al parecer, únicamente quedaría afuera de los consensos el propietario Carlos Romero, del Obrero A, cuyo caso pasaría a la Justicia.

Así lo indicó ayer la dirigente Lila Calderón, tras dialogar telefónicamente con el intendente Aníbal Tortoriello y con el abogado de la Dirección de Desarrollo Territorial, Mariano Radivoy.

Te puede interesar...

Como el jefe comunal estaba en la víspera de iniciar un viaje, se quedó en concretar la próxima semana una reunión de carácter informativo entre las autoridades comunales y los referentes de los vecinos de las tomas a expropiar. Allí se buscará esclarecer los diversos interrogantes surgidos en los últimos días.

Es que la aparición pública de dos propietarios de tierras a expropiar que aseguran que el Municipio no ha negociado con ellos para la adquisición de sus predios, sumó en la inquietud a la dirigencia de los cinco asentamientos en camino de regularización.

Primero, el propietario Carlos Romero, que reclama por las tierras del Barrio Obrero A, y luego Reinato Apablaza, que tiene títulos sobre el predio del Obrero B, evidenciaron que desde la comuna no ha habido negociaciones. Únicamente recibieron, hace unos cuatro meses, un ofrecimiento económico por sus propiedades, pero después no hubo ninguna otra conversación. Ambos plantearon, además, que la dilación en las definiciones no hace más que encarecer sus inmuebles, puesto que el mercado se mueve en dólares y estos están cada vez más caros ante la depreciación del peso.

Calderón manifestó que las palabras de los funcionarios abren expectativas sobre la marcha de la urbanización pero indicó que lo expresado por Apablaza causó inquietud, porque siempre se lo ha tenido por alguien serio y favorable al diálogo. No así Romero, a quien se cuestiona por su proceder.

En la reunión pautada para la semana venidera, los dirigentes también plantearán su malestar por el poco eco que halló en el Deliberante su proyecto de Mesa de Regularización de Barrios Populares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario