La megabanda tuvo de punto a la familia Zanellato

Le robaron en la empresa y en la casa, y planeaban volver a caerle.

Embed

Guillermo Elía

policiales@lmneuquen.com

Cipolletti. La familia Zanellato fue uno de los ejes en la investigación por la cual la policía rionegrina y la fiscalía desbarataron a la megabanda de José “Chiqui” Forno, que reclutó a los 17 delincuentes más pesados de la región para dar golpes bajo la modalidad boqueteros, edificios y entraderas.

Los Zanellato fueron víctimas en varias ocasiones del accionar de esta banda criminal que está siendo juzgada por asociación ilícita.

Te puede interesar...

En abril de 2015, el llamado de un vecino evitó un boquete en la firma que se ubica a la vera de la Ruta 22 en Cipolletti. De hecho, los delincuentes dejaron las herramientas tiradas en el techo.

Dos meses después, el 22 de junio, se concretó el golpe a la empresa, de donde la megabanda se alzó con una cifra millonaria. A los cinco meses, el 21 de octubre, ingresaron a la casa con la cooperación de la empleada doméstica y tras un golpe sumamente violento se robaron dinero, joyas, un vehículo que abandonaron y el servidor de las cámaras de seguridad.

Tras estos golpes y en plena investigación, se filtraron comunicaciones telefónicas en las que hablaban de volver a la casa de Zanellato porque había una segunda caja fuerte “llena de verdes”.

caja fuerte zanellatto

Testimonio

Marta Martínez, esposa de César Zanellato, recibió a LMN en su casa, ubicada en calle Gotelli al 200 de Cipolletti, y aseguró: “Yo no le tengo miedo a esta banda. A estas personas hay que enfrentarlas para meterlas presas y así comenzar a cambiar en algo la sociedad”.

La mujer recordó que del robo a la empresa se enteró a la vuelta de un viaje. “Nuestros hijos nos contaron al regresar y fue un golpe durísimo, porque nos llevaron mucho dinero en un momento muy difícil para la actividad de mi marido, que es la fruticultura. Nos dimos cuenta de que era gente muy profesional por cómo habían abierto las cajas tras hacer un boquete y cortar las alarmas”.

Cuatro meses después fue el golpe a la casa. “Nunca imaginamos que podrían llegar a entrar en casa. Nos entregó una empleada que estaba en combinación con ellos. Les abrió la puerta y entraron cinco tipos violentísimos. Lo sorprendieron a mi marido durmiendo la siesta, cuando abrió los ojos vio a un tipo encima suyo y pensó que era el jardinero y ahí lo golpearon, lo ataron y lo amenazaron con cortarle los dedos si no entregaba el dinero”, recordó Marta.

La empleada fue atada y le llevaron el celular. “Pero después los investigadores descubrieron que fue toda una puesta en escena de su parte porque estaba con los delincuentes”, agregó.

boquete

“A mi marido no le gusta hablar del tema, para no revivirlo y para proteger a la familia. Sólo se limitó a ir al juicio a declarar. Él quiere pasar la página”, dijo Marta Martínez, esposa de César Zanellato

El robo en la empresa fue millonario

En la empresa se alzaron con un botín millonario del que nunca trascendió el monto oficialmente. Además se llevaron cheques, algunos de los cuales cobraron. Luego, en la entradera a la casa robaron dos relojes, un Ipad, un celular, el servidor de las cámaras de seguridad, una cámara de fotos digital, un cortaplumas, joyas, 50 mil pesos, 1440 euros, 14 mil dólares y se escaparon en la camioneta de la familia, una Jeep Grand Cherokee que dejaron abandonada para seguir la huida en otro vehículo.

robo zanellatto

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario