La historia del productor de Plottier que cosechó un zapallo de 45 kilos

Roberto Flores se dedica a la producción de todo tipo de verduras en su chacra. El mes pasado cosechó siete zapallos de entre 20 y 45 kilos.

POR AILIN TREPIANA

Roberto Flores es un amante de la tierra que se dedica a producir en su chacra en Plottier y en su última cosecha sacó un zapallo que pesó 45 kilos, aunque no fue el único de gran porte.

“Mis orígenes son de Jujuy. Mis abuelos fueron agricultores, mi padre llegó en 1960 a Ingeniero Huergo. No pudimos ir a la escuela porque éramos muchos hermanos, pero nos enseñó a trabajar y a querer la tierra”, se presentó el hombre de 67 años.

Roberto tiene seis hectáreas que alquila en Plottier en las que produce rúcula, cilantro, lechuga, cebolla, berenjena, tomate, morrón, choclo, melones, sandias y zapallos en sus más amplias variedades. “Mi padre me decía siempre que para ser chacarero de una chacra, tiene que tener de todo porque es la sustancia de una familia, y sigo la tradición”, explicó en conversación con LM Neuquén.

En cualquier verdulería de la ciudad es imposible encontrarse con una hortaliza tan grande, aunque en la chacra de Roberto no es algo tan anormal. La clave, según dice, es echarle a la tierra “puro guano de animales”, sin fertilizantes ni químicos. Por ahí la lechuga no sale como la de los invernaderos, pero es ecológica”, aseguró con orgullo.

Roberto-flores.jpg

La de Roberto es una familia grande que lo ayuda permanentemente con su trabajo: tiene nueve hijos, veinte nietos y cuatro bisnietos. Quienes más lo acompañan con el trabajo diario son sus seis hijas, que lo ayudan a cosechar, a embalar, a escarpar y a desmalezar. Además de la cosecha, en la chacra se dedica a criar y vender animales: gallinas, patos y cerdos.

Si bien el zapallo más grande que cosechó el pasado 15 de abril fue de 45 kilos, también sacó otros que pesaron entre 20 y 30 kilos. Uno lo donó a la Epea N°2 y otro al área de Producción de la municipalidad de Senillosa. Todavía le restan cinco que espera donar a quien lo necesite. Su chacra está ubicada en Alberdi 1500 y cualquiera se puede acercar al lugar para comprarle verdura, ya que sólo vende directo a los consumidores.

El Día del Horticultor fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en todo el mundo como homenaje a las personas que trabajan en la propagación de las plantas, mejora de las cosechas, abonos de las plantas e ingeniería genética

Pese a que Roberto mantiene una gran clientela fiel y puede vivir de su trabajo, para él lo reconfortante está en permanecer en contacto con la tierra y así, seguir el legado de su familia. “Con la tierra no se gana plata pero la satisfacción es más linda porque nunca te falta nada en la mesa”, concluyó.

LEÉ MÁS

Los huerteros salen a la calle a vender su producción

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario