El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti familia

La familia varada en Madryn logró volver a Cipolletti

La Justicia le dio la tenencia de la nena a Matías, el papá. "Pasamos un año afuera, ahora hay que empezar de nuevo", aseguró. La mamá volvió en ambulancia.

El 2020 de incertidumbre, miedos, desesperación y tristeza quedó atrás para la familia cipoleña que pasó toda la cuarentena varada en Puerto Madryn y fue separada por la Justicia de Chubut. El reencuentro aún no fue pleno, pero de regreso en Cipolletti confían en que el nuevo año les permitirá recuperar la normalidad. "Por suerte pudimos recuperar a mi nena y volver a Cipolletti", dijo Matías Zúñiga, uno de los protagonistas de la historia a LM Cipolletti.

Todo comenzó cuando Matías y su pareja, Ligia viajaron a Puerto Madryn, con su nena de dos años, para disfrutar de sus vacaciones. El coronavirus ya era noticia, pero la cuarentena no estaba en los planes de nadie. Cuando se ordenó el confinamiento, la familia quedó varada. La incertidumbre se convirtió en desesperación cuando las fronteras provinciales se cerraron, junto a la prohibición de la circulación de colectivos.

Te puede interesar...

Sin certezas sobre la fecha de regreso, alquilaron un departamento hasta agotar sus ahorros y en octubre quedaron en la calle. Vivieron en carpa, mientras buscaban ayuda del Estado para volver a casa. Poco antes de que se rehabilitaran los colectivos, la situación empeoró todavía más.

Padre desesperado reclama a la Justicia por su nena 01.jpg

"Por lo que yo pude ver en el expediente, nos denunció un abogado del área de Familia y por eso nos quitaron a la nena. Nadie mencionó malos tratos, ni abandono, ni nada. Solamente, que vivíamos en una carpa. El tema es que no éramos dos loquitos que queríamos vivir así, que no nos importaba nada. Simplemente no podíamos volver", relató Matías.

Sin la niña, también fueron separados los padres ya que Ligia tuvo una crisis de nervios y terminó hospitalizada. Desesperado, en la víspera de las Fiestas, el joven cipoleño pidió ayuda en las redes sociales y todo comenzó a cambiar. Antes de fin de año, la jueza Delva Irina Viani escuchó el ruego y permitió que se reencontrará con su hija Giovanna. "En la resolución se basaron en la situación de Ligia y me dieron la tenencia a mi. No se contempló casi la situación que vivimos", manifestó el joven, ya en Cipolletti.

Cuando la jueza firmó la resolución, Matías ya no estaba solo. Su mamá y una hermana habían viajado a Madryn para acompañarlo. Juntos, organizaron el ansiado regreso a Cipolletti. Ligia solo podía volver en ambulancia, "así que mi hermana la acompañó. Salieron el jueves (31) y llegaron al hospital de Cipolletti. Nosotros, con mi mamá y la nena, recién llegamos el sábado", explicó.

Volver a empezar

Tras un año de ausencia y la pesadilla vivida en Puerto Madryn, Matías asegura que deben "volver a empezar". Hoy, viven separados y él no tiene trabajo, pero se mostró feliz de estar de nuevo en su ciudad y con la posibilidad de volver a la vida cotidiana que tenían antes del viaje. "En un tiempito nos vamos a mudar con la nena a la casa de mi abuela, que hoy está alquilada. Y la semana que viene me pongo con todo a conseguir trabajo", contó.

Matías atribuye la crisis de Ligia a la caótica situación que atravesaron, aunque detalló que según familiares de su pareja, ya tenía antecedentes. "En el hospital le dijeron que va a tener un tratamiento ambulatorio, veremos cómo seguimos". Ayer por la tarde, tenía previsto visitarla con la niña, para volver a estar juntos y, ahora sí, dejar atrás un 2020 lleno de temor, y marcado por la distancia.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario