El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
30% Hum
LMCipolletti Ingeniero

Ingeniero Hugo Rimmele, segunda parte

En su obra Cipolletti mi ciudad realizó un exhaustivo análisis de todos los monumentos, casas, personas que escriben la historia de la ciudad. En esta nota continuamos nuestro recorrido por sus memorias .

Continuamos con nuestro recorrido por Cipolletti gracias a la obra del ingeniero Hugo Rimmele. Un cipoleño que ama su ciudad, que estudió minuciosamente sus orígenes y los plasmó en su libro, del que ya hemos publicado la primera parte. Con él he compartido el ejercicio del dictado de clases en la Ex ENET N° 1 de Neuquén capital, hoy EPET N° 8. Nos une el afecto por el establecimiento educativo emplazado a la vera de la ruta 22 y el recuerdo de aquellos alumnos que saben reconocer la tarea, el conocimiento, el amor a la profesión.

Cuando el ingeniero analizó los distintos nombres que llevó la ciudad cipoleña narró que el primer nombre fue Kilómetro 1240: luego, al resolverse que el kilómetro 0 correspondía a la estación Constitución, se reasignó como kilómetro 1190 a fines de 1901.

Te puede interesar...

La habilitación oficial de la estación Neuquén fue el 12 de julio de 1902, seis meses antes habían trasladado al personal ferroviario a la ciudad.

En ese año se originó un reclamo por el crecimiento de la Colonia Limay debido a que los pasajeros debían bajar en Neuquén para luego llegar a la Confluencia. Ante ese cambio, conformaron el edificio con restos de un viejo vagón ubicado a la altura de la calle Fernández Oro al 120. Luego de unos años se construyó el edificio de la estación en el kilómetro 1189,5.

rimmele parte2.jpg

Don Rimmele estableció que la primera red fue suministrada por el ferrocarril a través de su tanque elevado que estaba en la estación para abastecer a las locomotoras, la estación y las casas del personal. Además, se añadieron algunas casas familiares y el Hotel Argentino, que estaba enfrente. En 1926 la Comisión de Fomento solicitó al Ferrocarril del Sud el suministro de agua para instalar dos o tres surtidores públicos en la población. El ingeniero Rimmele considera que, según De la Vía, la nombrada Comisión autorizó en 1932 la instalación del agua corriente.

La electricidad

La ciudad fue la primera población en poseer luz eléctrica en el Alto Valle, que se inauguró oficialmente en junio de 1923 por resolución del gobernador Víctor Molina. El dueño de la usina y de las redes era Enrique Schreiber. La empresa de Luz y Fuerza Eléctrica estaba ubicada en calles 9 de julio y Belgrano, luego pasó a ser Agua y Energía, lugar donde trabajaba el papá de Osvaldo Soriano y allí vivió el escritor durante su juventud.

Según Rimmele, Schreiber se había comprometido a dar luz a las romerías que se hacían el 12 de octubre de 1921. Como el motor del generador no llegó a tiempo, decidió cumplir con el compromiso asumido con una unidad tractora a vapor -que se usaban para trillas- propiedad de Joaquín Zapata, que vivía en el fondo de su casa de calle Roca al 300. A través de una pared que se volteó pasaron la correa para conectar la impulsión del generador. ¿El resultado? fue la primera luz eléctrica en la población y la primera en el Alto Valle.

Figura alegórica mixta, realizada en vaciado de cemento, blanca de cinco metros de alto. En su parte superior exhibe una gran cabeza de perfil que mira un foco sostenido por una mano: parece acariciarlo. Obra del escultor Miguel Barbeito, encargada por el municipio, inaugurada en 1992.

plazoleta scheiber.jpg

La intendencia de riego Cipolletti

Ya hemos consignado en escritos anteriores que el ingeniero César Cipolletti proyectó la construcción del dique Ingeniero Ballester, pero, al morir en altamar, tuvo que continuar su trabajo el ingeniero Decio Severini, que construyó, entre 1910 y 1914, el edificio de la “Inspección de riego”, ubicado en calle San Luis camino a Ferri. Fue realizada con paredes de fibrocemento Eternit que no fueron eficaces a través del tiempo. Edificio declarado de interés histórico, arquitectónico, paisajístico y cultural por ordenanza municipal 287/94 y promulgada por resolución municipal.

Cipolletti comenzó a tener vínculos de comunicación con la llegada del ferrocarril a través del sistema telegráfico. En 1904 Correos y Telégrafos de la Nación crearon La estafeta parada Kilómetro 1190, dos años después cambió su nombre por Estación Limay y en 1909 por Estación Cipolletti.

rimmele correo(1).jpg

Las primeras oficinas de correo recordadas por el autor de estas narraciones, estuvieron ubicadas en Fernández Oro esquina Belgrano. Luego pasó a Belgrano 40 y durante medio siglo en Miguel Muñoz 44. A partir de 1983 tuvo su local propio en la rotonda de Mengelle y Teniente Ibáñez. El autor destaca la acción de Serapio Diez para hacer realidad el edificio propio.

Importantes monumentos históricos que recorren la historia cipoleña, y que de la mano del ingeniero Hugo Rimmele nos ayudan a conocer y valorar cada rincón de la ciudad.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario