El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
29% Hum
LMCipolletti guardia

Inesperado: un bebé nació en un baño de la guardia del hospital

Su madre no sabía que estaba embarazada. Fue al baño de los pacientes y se desencadenó el parto. Un enfermero alcanzó a recibir al bebé cuando lo expulsó.

Entre la vida y la muerte, la guardia del hospital Pedro Moguillansky celebró ayer la vida de un recién nacido. Inesperada, conmovedora. Después de cinco meses de pandemia, de asistir a pacientes críticos, de lamentar varias pérdidas, médicos y enfermeros recibieron con sorpresa, alegría y emoción la llegada de un niño a este mundo.

No lo esperaba nadie, ni siquiera su madre, quien había ingresado a la guardia con fuertes dolores abdominales. Entonces, no refirió la posibilidad de un embarazo cuando el personal de Salud le hizo la pregunta de rigor. "Lo desconocía por completo", recordó Sebastián Solar, el enfermero que la recibió y asistió en el parto (natural).

Te puede interesar...

Mientras la mujer permanecía alojada en el sector donde suelen estar los pacientes ambulatorios que no requieren estar acostados, fue tratada con suero y medicación para aliviar su dolor. En esas circunstancias, pidió dos veces ir al baño interno de la guardia; y en la segunda oportunidad, el equipo de Salud escuchó que pedía ayuda a los gritos.

"No hubo tiempo de nada, porque cuando ingreso al baño, el parto ya se había desencadenado. El lactante estaba siendo expulsado por su madre. Yo lo agarré y lo estimulé. Vino mi compañera Katy y me ayudó. Luego Carolina, la médica de guardia. Lo envolvimos en una sábana y campliamos su cordón umbilical. Pero sí, dio a luz en el baño de la guardia de los pacientes, porque el bebé ya había sido prácticamente expulsado", relató el enfermero.

Su nacimiento se desencadenó muy rápido. Tanto es así que, entre que la paciente fue asistida con suero y dio a luz a su bebé, minutos después de las 21 de ayer (20/9), habrá pasado no más de media hora. Y el hecho embargó de emoción a todo el equipo de trabajo que estaba a cargo de la guardia.

"Fue un momento de alegría, después de tantas cosas malas, de todos estos meses de pandemia y noticias tristes. No solo para mí, sino para todos mis compañeros de guardia que vemos a diario el dolor de las pacientes y sus familias. Muy emocionante y algo totalmente inesperado", se sinceró Sebastián.

Su madre, en primera instancia, se encontraba consternada. Pero después la vieron bien.

Enseguida, Sebastián y otro colega llevaron al bebé "a las corridas" hasta el sector de Neonatología para que el personal le realice los cuidados pertinentes.

Desde ayer, el bebé se encontraba en observación, al igual que su madre, debido a las circunstancias no habituales del alumbramiento. "Por suerte es un lactante a término. Pesó 2,450 kilogramos y ambos se encuentran en excelente estado", informó el enfermero que los asistió.

Su mamá todavía no se definía por un nombre, aunque en un principio le daba vueltas a la posibilidad de llamar a su niño Sebastián, en alusión al enfermero que la asistió en el parto.

"Vemos irse mucha gente últimamente. Hoy (por ayer), nos tocó ver llegar a este un mundo un niño", reiteró personal de Salud del hospital.

Sebastián es uno de los trabajadores de Salud que con gran vocación de servicio enfrenta esta pandemia de Covid-19 desde el minuto uno, sin descanso. Tiene 27 años pero la fortaleza de un gigante que dedica su vida a ayudar. Es que además de ser enfermero, es bombero voluntario en el cuartel central, donde circunstancialmente tomó distancia para no poner en riesgo a sus compañeros. Para él, no hay nada más gratificante que conjugar sus dos pasiones.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

28.571428571429% Me interesa
60.714285714286% Me gusta
3.5714285714286% Me da igual
1.7857142857143% Me aburre
5.3571428571429% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario