Golpean a una mujer con discapacidad y le roban el sueldo

Iba a pagar cuentas y a comprar comida.

Los ladrones cipoleños no se toman vacaciones y no hacen distinción a la hora de elegir a sus víctimas. En esta oportunidad, dos jóvenes golpearon a una mujer con problemas motrices y le robaron los $5300 de la pensión por discapacidad que acababa de cobrar.

La víctima, María Rosa González, contó que ese día había ido al Banco Nación a percibir su único ingreso mensual. Volvió en colectivo a su casa y por la tarde salió hacia el supermercado Chango Más para pagar las boletas.

“Tenía que pagar $4200, así que me quedaba muy poquito para poder comprar alguna mercadería y tomarme un taxi para volver a casa”, contó la mujer.

Eran alrededor de las 20:15 del viernes cuando el colectivo la dejó a un par de cuadras. Ella bajó, tomó aire para recobrar un poco de fuerzas –ya que tiene problemas de movilidad en las cuatro extremidades– y arrancó la marcha. Pero en el cruce de Manuel Estrada y Juan XXIII dos jóvenes en bicicleta la interceptaron, la agarraron de los pelos, le pusieron un cuchillo atrás de una oreja y la llevaron hacia el paredón de la chancha del club San Martín, una cuadra en la que los robos e incluso violaciones se volvieron moneda corriente. Allí le robaron toda la plata y los anteojos y, no conformes con eso, le doblaron el brazo y le pegaron un puntapié en una pierna que la dejó inmóvil.

“No me resistí en ningún momento, les dije que se llevaran toda la plata pero que no me hicieran nada, que quería volver a casa. Pero igual me pegaron”, contó consternada María Rosa.

Más tarde radicó la denuncia en la Comisaría 24, donde los policías la llevaron a pasear en patrullero para ver si encontraban a los delincuentes en la calle. Sin embargo, la pesquisa no tuvo éxito.

La mujer tiene dos hijas, ambas empleadas domésticas, un hijo que es albañil y 10 nietos. Su marido, en tanto, también sufre una discapacidad y cobra la misma pensión que ella. Para ellos, llegar a fin de mes se vuelve una tarea difícil y más en esta ocasión, que contarán con la mitad de sus ingresos.

Por eso Rosa pidió colaboración al Municipio, donde le dijeron que hoy enviarían a una asistente social a su hogar. “Yo nunca pedí nada; pero esta fue la primera vez que me robaron y me sacaron todo lo que cobro en el mes. No tengo ni para pagar las cuentas”, se lamentó Rosa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario