LMCipolletti Cipolletti

Frenan borrachera masiva

Prohibieron una fiesta que invitaba a "tomar hasta vomitar".

Tomar hasta no dar más o hasta vomitar, lo que ocurriese primero. Ese era el atractivo de la fiesta, en un salón privado, que organizaban jóvenes estudiantes de colegios secundarios. No se trataba de un asado entre amigos, sino que tenía un fin económico: las entradas arrancaban en $150 y otorgaban pase libre por la barra de tragos durante toda la noche.

El descontrol disfrazado de diversión para adolescentes no tuvo éxito porque la publicidad excedió el ámbito estudiantil y en cuanto llegó a oídos de funcionarios municipales, se advirtió al dueño del local con una clausura y se puso en alerta a la Justicia.

Te puede interesar...

El evento tuvo el mismo final anticipado que la fiesta que invitaba a las chicas a besar a la mayor cantidad de personas posible para obtener tragos gratis. Sin embargo, la noche del beso era organizada por un local nocturno que fue sancionado y en este caso, como los responsables serían menores de edad, ni siquiera se confirmó una investigación para identificarlos.

$150 costaba la entrada al evento, que habría sido organizado por estudiantes.

Según trascendió, el fin del evento era recaudar dinero para un viaje de egresados, aunque la convocatoria no lo especificaba.

El titular de la Dirección de Comercio de la ciudad, Juan Carlos Colombo, dijo que el salón elegido para “tomar hasta vomitar” está ubicado en la rotonda de las rutas nacionales 22 y 151 y está habilitado como salón de fiestas, pero no como complejo bailable. Eso alcanzó para bajarle el pulgar a la actividad.

“Los dueños del lugar están haciendo unas refacciones y tramitando la autorización como complejo bailable, pero aún no la tienen”, indicó el funcionario.

Que jóvenes y menores tomen alcohol en exceso no sorprende a los cipoleños. El Municipio, la Policía o los médicos de la guardia del Hospital Moguillansky lo han constatado por operativos, accidentes o peleas. Lo que sorprendió a bolicheros y funcionarios de Comercio es el contexto.

Hasta hace pocas semanas, se destacaba el efecto en la noche cipoleña de la tolerancia cero al alcohol en Neuquén con muchos más conductores designados -que entran gratis o tienen descuentos-, lo que parecía ser el primer paso para cambiar la cultura de la borrachera como sinónimo de diversión.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

8.2417582417582% Me interesa
16.483516483516% Me gusta
2.1978021978022% Me da igual
3.2967032967033% Me aburre
69.78021978022% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario