El clima en Cipolletti

icon
Temp
46% Hum
LMCipolletti familia

Familia Hoischen: familia de inmigrantes alemanes

Como muchas familias de inmigrantes, su historia se remonta a las guerras y el exilio y está marcada por el trabajo arduo y el amor por la vida.

Federico J. Hoischen, el Teacher, profesor de inglés, asentado en Allen, es recordado por su hija. “Mi padre, Federico J. Hoischen, nació el 21 de diciembre de 1930 en la ciudad alemana de Dortmund, en el barrio Derne, en la época de la gran recesión. Hijo menor de cuatro hermanos, tuvo una infancia feliz hasta que la guerra estalló. Con solo 9 años fue separado de su familia. Para resguardar la seguridad de los niños, estos eran trasladados a las afueras, a ciudades lejanas, donde no corrían peligro de bombardeos".

"Pasó un año eterno al cuidado de una anciana que no era precisamente las simpáticas de los cuentos. Allí tenía que estudiar y trabajar. De regreso a su casa, cuenta que se sentía como un extraño. A los pocos meses otra vez es separado de su familia. Lo mandaron a casa de unos parientes a la aldea de Wauquemike. (Ahí, también a continuar estudiando, recorriendo cinco kilómetros a pie hasta la escuela, ya que no había ni gomas para la bicicleta)".

Te puede interesar...

"Al regresar debía hacer sus deberes lo más rápido posible para realizar los trabajos pesados de la granja, ya que los hombres estaban en los campos de batalla. Cuenta que quedaba exhausto, pero agradecía que comía bien (en ese lugar se autoabastecían con la crianza de animales, huertos, hasta fabricaban sus propias herramientas). Infinitos relatos de gran tristeza, de incertidumbre, de miedos envuelven sus recuerdos”.

“Su casa natal fue bombardeada, su mamá y una de sus hermanas salvaron milagrosamente la vida por haber estado apostadas en el marco de la puerta del sótano. Al terminar la guerra la miseria era espantosa, aunque tenían donde vivir, porque se habían refugiado en casa del abuelo paterno, la comida y el trabajo brillaban por su ausencia. Retomar los estudios tampoco era una opción factible, tenían prioridad los de cursos más avanzados, por lo que a los de su camada les dijeron que se buscaran un trabajo ya que pasarían unos años hasta que ellos pudieran conseguir lugar en las escuelas. Con gran osadía y con tan sólo 17 años, se lanzó al mundo en busca de nuevos horizontes.”

“Años más tarde llegó a Argentina. Las promesas de hacerse la América repicaban con esperanza y un futuro alentador. Los inmigrantes en aquel entonces no podían radicarse en Buenos Aires por un tiempo, les decían que debían irse al interior. Llegó a Río Negro, que todavía era territorio nacional, no provincia. Al pisar suelo argentino, no fue lo que imaginaba. Encontrar trabajo no era tan fácil, y no todos eran hospitalarios. Con los conocimientos que tenía y el atraso tecnológico en aquel entonces logró trabajar en distintos rubros, electricista, albañil, y a medida que dominaba el idioma iba sumando experiencia y prestigio. Con el correr del tiempo fue haciendo de amigos y la vida comenzaba a sonreírle. Hasta que, de un momento a otro, tal lo cuenta, la historia de nuestro querido país, una crisis económica y ya no había trabajo, no había materiales de construcción y los ahorritos empezaban a adelgazar.”

Federico Hoischen.jpg

“Emprendió viaje a la capital, Buenos Aires, a comenzar de nuevo. Días difíciles y poco alentadores, hasta que de changa en changa consiguió un buen trabajo en el que inició como pinche y por sus conocimientos y buena predisposición logró ir ascendiendo. Feliz por el logro empezó a proyectar comprar un terreno y establecerse allí.”

“Se acercaban las fiestas navideñas y decidió venir al valle a estar con su familia sustituta, los amigos. Todos muy devotos del catolicismo, familias que festejaban con mucho ímpetu la fiesta patronal el día de Santa Catalina, (Patrona de Allen) en la que él había participado muchas veces en la organización y puesta en marcha.”

“Aclaro esto último porque en esas fiestas se usaban bombas de estruendo para los festejos y algunas sobraban. Siendo el seis de enero y ya por emprender viaje a Buenos Aires, en la chacra de una familia amiga, luego de un hermoso asado, decidieron tirar un par de esas bombas. Con tanta, pero tanta mala suerte, que una de ellas estaba fallada y su mano derecha voló con la bomba. La desesperación, la angustia, la desesperanza otra vez en auge. Con veinticuatro años y la vida le daba otra bofetada de esas que a cualquiera hubiese acabado. A empezar otra vez y sin dinero, ya que todos sus ahorros se fueron en varias operaciones por la infección. A raíz del estruendo le quedó un tímpano perforado también.”

“En cuanto pudo empezó a practicar con la mano izquierda, escribir y hacer cosas por su cuenta. (Todavía conservamos unos cuadros que pintó en sus torpes ensayos, según él, porque no se nota nada de torpeza). Empezó a ayudar con clases particulares a hijos de conocidos. Cada vez más esa actividad iba tomando fuerza. En nuestra ciudad no había colegio secundario, los estudiantes tenían que viajar a Roca (una travesía en aquel tiempo). Él y un grupo de personas fue alimentando la idea de que Allen ciudad tan progresista en ese entonces tuviera su colegio secundario. Por lo que decidieron llevar la idea a lo concreto y fundaron el primer colegio secundario. Tuvieron que atravesar varias peripecias entre ellas trabajar ad honoren un año entero".

"Entre los fundadores estaba mi abuelo materno, Raúl Cabib, que todavía ni se imaginaban ser parientes. Hasta que años más tarde, mi mamá ingresó al colegio a dar clases de dactilografía, mi tío Héctor de contabilidad al igual que mi abuelo y mi papá (el Theacher) conoció a mi mamá (la Pichina). Se enamoran y se casan en el año 1965. ¡Así es como se lo conoce, se lo recuerda y recibe infinitas muestras de cariños de tantos exalumnos El TEACHER! Profesor de inglés. Siento enorme orgullo por mi Padre, por su gran poder de resiliencia, por su impecabilidad, ¡y sobre todo porque con tantas adversidades logró habitar un futuro formando una hermosa familia y dándonos lo mejor que pudo y más!”

“Para acrecentar los ingresos, ya que como docente no era mucho, aunque llegó tener 60 horas, trabajando tres turnos, cuando éramos chicos, hacía sus changas como traductor (por lo general de inglés, de los cinco idiomas que maneja con fluidez) Mi mamá ya no trabajaba en el colegio, y también además de sus forzadas tareas domésticas, hacía trabajos de dactilografía en casa, escritura de pergaminos con letra caligráfica y tinta china, todo sumaba para el sustento diario. Por su problema auditivo, ya no pudo dar más clases, las generaciones eran otras, el respeto tampoco y tramitó su retiro voluntario (que en aquel entonces se consideraba justo para un docente con veinticinco años de servicio la jubilación).”

“¡Muchas veces nos enojábamos con él, porque nada se podía tirar! ‘Todo puede servir’ nos decía… ustedes no saben lo que es pasar hambre y no tener nada”; cuando hacíamos largas caminatas con él, en sus tiempos libres, juntaba hasta clavos torcidos y los enderezaba en su tallercito. ¡Hombre habilidoso e inteligente! Algo se rompía y él lo arreglaba, lo que sea…hasta nos remendaba los zapatos. (y con una sola mano)!”

Federico Hoischen nietos.jpg

Su esposa se llamaba Angélica Florencia Cabib, hija de italianos establecidos en Santa Fe. Su madre, Angélica Angaroni, había nacido en Villa María Córdoba, donde nació la esposa de Federico. El abuelo era gerente del Banco Italia, trasladado en varias oportunidades hasta que se radicó definitivamente en Allen. Federico y Angélica tuvieron 4 hijos. Graciela, la mayor, tiene tres hijos: Federico Pitzschk (32) Liesel Lisi Pitzschk (30), y Fernando Ochoa (20). Daniel no tiene hijos, vive en Barcelona hace veinte años. Elizabeth Betty tiene dos hijas: Julieta Albaya (18) y Valentina Albaya (14).

Margarita (Maggie) tiene tres hijos: Lucas Vicente (16), Agustín Vicente (11) y Matías Vicente (9). La esposa del Teacher enfermó de Alzheimer, falleció hace tres años. Él vive con su hija mayor y sus hijos.

Ejemplo de trabajo tesonero, de resiliencia, de amor por la vida. Sus alumnos recuerdan al “Teacher” como la gran persona que fue y es.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.5238095238095% Me interesa
90.47619047619% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario