El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
24% Hum
LMCipolletti poda

Faltan trabajadores para la poda de frutales en las chacras

En la región no hay muchos obreros rurales capacitados para estas tareas. Están llegando operarios del norte del país para suplir la escasez de mano de obra local.

Está en pleno desarrollo la etapa de poda de los frutales en las chacras de Cipolletti y la región y, como en otras postemporadas, falta más mano de obra para llevar adelante las tareas. Hay chacareros que disponen del personal suficiente y hay otros que no cuentan con ninguno y se está a la espera del arribo de un mayor número de trabajadores temporarios del norte del país, en particular, de Tucumán, para efectuar las labores.

Ocurre que la poda es uno de los trabajos que más capacitación y experimentación requieren de los que se concretan en las unidades de producción de peras y manzanas y también de otras frutas. Por lo que no se puede dar ocupación a cualquiera que se presente, puesto que, en esos casos, se tendrá que dedicar un buen tiempo a la enseñanza de las destrezas de rigor.

Te puede interesar...

Según el referente local de productores y regantes Eduardo Artero, las labores necesitan de incluso más conocimientos y práctica que las de la cosecha. Indicó que resulta más difícil de aprender la elección de las ramas y ramitas a cortar para asegurar una buena productividad y calidad futura que desprender las frutas de los árboles teniendo en cuenta sus características específicas y su tamaño.

Por ello, la poda es uno de los momentos del año más trascendentes para la fruticultura. El período en que se debe llevar adelante se extiende de mayo a fines de agosto y, cuando mucho, principios de septiembre. Y es un trabajo que debe ser bien hecho.

Lamentablemente, en la ciudad y la región no hay la suficiente cantidad de mano de obra especializada y se debe recurrir a los servicios de obreros que vienen desde el norte de la Argentina. Sin embargo, suele suceder que, así como vienen muchos operarios con las capacidades imprescindibles, también llegan otros que conocen poco o nada de lo que hay que hacer, lo que suma alguna complicación al panorama.

Pero lo más evidente resulta ser, para Artero, que en Cipolletti y el Alto Valle no hay trabajadores preparados para las tareas, por lo menos en los números que se demandan. Destacó que han terminado prácticamente en fracasos totales los cursos de capacitación impulsados por el Municipio, por la Cámara de Productores, por el Inta y otras instituciones, puesto que son muchas las personas que se inscriben pero al poco tiempo abandona la amplia mayoría. Una ínfima cantidad, menos de un puñado, termina la formación y puede cumplir las labores.

El dirigente sostuvo que lo que se ha perdido "es la cultura del trabajo" y, sobre todo, del trabajo vinculado a la producción frutícola. En su opinión, mucha gente de la región prefiere optar por un plan social o un subsidio antes que procurar un empleo que les puede deparar hasta unos 6.000 pesos por día.

En su caso personal, dijo contar con el número adecuado de obreros para la poda de sus frutales, pero conoce bien que hay otros chacareros en apuros por todavía ni siquiera haber empezado los trabajos culturales de la época.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario