En Oro hay bronca por la falta de agua

En sectores alejados de la zona urbana, la presión no alcanza para llenar los tanques. Un concejal propuso presentar un amparo por la mala prestación del servicio.

La falta de agua no les da respiro a los habitantes de Fernández Oro. En verano la padecen todos y cuando se acerca el invierno, quienes viven en la zona rural o los barrios más alejados. La poca presión para abastecer sectores muy dispersos sería la causa por la que en la última semana varios barrios no tuvieron una gota de agua.

Las quejas se multiplican desde Costa Linda, La Unión, La Lucinda y la zona de chacras. Sin embargo, no hay respuestas concretas. El concejal Christian Artero, del Frente para la Victoria, presentó un reclamo formal a la empresa Aguas Rionegrinas “exigiendo soluciones ante la falta de agua en distintos puntos de nuestra ciudad”. Y aseguró: “También solicité que se brinde asistencia urgente a los barrios La Unión, Costa Linda y Esperanza, duramente castigados por la falta de suministro”.

Los vecinos de las zonas afectadas aseguran que la baja presión se debe a la merma en el nivel de los canales de riego, de los que se abastecen las plantas colocadas para atenuar la falta de presión durante el verano.

“Hace cinco días que no tenemos ni una gota de agua. Durante la madrugada hay un hilito de presión, pero no alcanza para nada. Tenemos que juntarla en baldes para nuestro consumo y para poder usar el baño”, afirmó indignada una vecina a LM Cipolletti. Y manifestó que no se trata de un problema aislado.

Artero también reclamó que el Municipio se involucre en el problema y pidió al Concejo Deliberante “que se inicie un recurso de amparo judicial ante el abandono, la negligencia y la desidia por parte de la empresa provincial Aguas Rionegrinas”.

El concejal aseguró, a través del sitio en Facebook en el que informa su gestión, que la situación “ya no sólo perjudica a todos los orenses, sino que constituye una emergencia sanitaria ante la inmensa cantidad de niños y niñas, adultos mayores y personas con discapacidad que se ven privados de este servicio básico”.

Un conflicto sin estaciones

Verano. En los meses de alto consumo, la ciudad sufre complicaciones de abastecimiento en casi todos los barrios. Se han realizado obras complementarias, pero los vecinos aseguran que la presión no es suficiente.

Invierno. La ciudad potabiliza agua de los canales de riego para inyectar a la red principal. Cuando se acerca el fin de la época de riego cae la presión, y tanto los barrios más alejados como las chacras se quedan sin servicio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario