El dato más reciente y certero indica que alrededor del 50% de los alumnos de la Escuela 294 y los jardines de infantes 118 y 49 sufren sobrepeso u obesidad.

El diagnóstico marca una tendencia que va en aumento y se traslada, además, al hospital de Cipolletti, donde el consultorio infantil especializado en esta problemática atiende a los alumnos que deriva Salud Escolar. Son chicos de cuarto y séptimo grado y salita de 4 años de todas las escuelas públicas y privadas de la ciudad.

“Aquí se ve reflejado el mismo porcentaje o más”, indicó Mariana Eulalia, una de las nutricionistas de Sol Mapu y a la vez referente de CISO (Consultorio Infantil de Sobrepeso y Obesidad) en el hospital. Otra nutricionista de Sol Mapu, María Belén Martínez, coincidió en que el dato es alarmante y la demanda los supera. “Por eso, hacemos mucho hincapié en la prevención”, subrayó.

Incluso, Eulalia indicó que muchos de los chicos que recibe el hospital ingresan por la guardia con otro problema, como es el caso de una insuficiencia respiratoria, y al indagar un poco más a fondo, el personal de Salud descubre que el cuadro viene asociado a la obesidad.

Siempre se intenta hablar con los padres, pero la gran mayoría no reconoce el problema, tal vez porque creen que estar gordo es saludable, como el extremo contrario a estar desnutrido, porque ellos y sus abuelos están excedidos de peso y naturalizan esta situación. “Yo siempre les digo que esta enfermedad no duele, es silenciosa y destructiva y a nosotros, como agentes de salud, nos sacude todo el tiempo. Nos hace despertar, empezar a formar redes e innovar”, expresó Eulalia.

Las profesionales reconocieron que la obesidad es una enfermedad multicausal, donde incide sensiblemente el sedentarismo, a tal punto que los niños de hoy pasan muchas horas frente a una pantalla. “Todos tienen una tablet, un celular, un televisor. Son chicos muy informatizados, a pesar de ser de muy bajos recursos”, advirtió la profesional.

Indicaron que la población en general no se mueve, es una sociedad obesa que naturaliza el problema. Y muchos gastan bastante dinero en bebidas azucaradas y otros alimentos que funcionan como premio y dan estatus a la familia.

Desde Sol Mapu se trabaja mucho con actividades educativas en el aula y grupos focales, donde se estimula la buena alimentación, a lo que a se añade el reconocido kiosco saludable. “El sobrepeso es el aviso temprano, el momento para generar el cambio y no llegar a la obesidad”, apuntó Martínez, quien añadió: “Se empieza por reconocer el problema”.

En tanto, en el hospital se detecta y ataca el problema en el ámbito de un consultorio que ya es un programa.

“Como sociedad tenemos que hacer algo más por nuestros chicos. Esto tiene que ser un movimiento nacional que reduzca los agentes nocivos que se consumen diariamente y nos haga salir de la rutina actual”, enfatizó Eulalia.

Recomendaciones para papás y mamás de niños gorditos

El sobrepeso genera serias complicaciones en la salud, por lo que las especialistas ofrecen todo tipo de tips a los padres para que los chicos se pongan en movimiento y comiencen a comer saludablemente. Pueden ayudar a la mamá a limpiar los vidrios con música de fondo si no hacen actividad física; pueden disminuir las horas de pantalla y distribuir las comidas a los largo del día, en lugar de concentrarlas en la tarde. “Los niños no saben cómo alimentarse, hay que educar con el ejemplo y mostrarles qué es lo mejor para ellos”, indicó la nutricionista Mariana Eulalia. Mientras que su par, María Belén Martínez, recomendó “no demonizar alimentos, ya que todo depende de cuánto se come, en qué momento y con qué se combina”. Hay que promover el consumo de agua en reemplazo de las bebidas azucaradas; no mimar ni castigar con la comida e invertir más tiempo en jugar y salir a la calle con ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario