El clima en Cipolletti

icon
Temp
85% Hum

El tren transportó a 292.555 personas en su primer año

El ramal Cipolletti-Neuquén cumple doce meses sobre las vías.

Hace un año las estaciones del ferrocarril de Cipolletti y Neuquén eran el escenario de una fiesta popular que unía a dos comunidades a través de un mismo motivo: luego de 22 años el tren interurbano volvía a transportar pasajeros.

Se cumple el primer aniversario del día que soñaron cientos de vecinos la vuelta del ramal de pasajeros sobre las vías del Valle.

Te puede interesar...

Si bien el servicio que se reanudaba no tendría el alcance del anterior, que hacía un amplio recorrido por el valle y ahora se limita a los seis kilómetros que separan a ambas ciudades, había euforia porque el tren volvía a circular. Era el renacimiento de un servicio que conoció los pueblos antes de que se convirtieran en ciudades y en cuyo alrededor se desarrollaron las sociedades.

Las estadísticas aportadas por Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado indican que en el año que cumplió de servicio, el tren transportó 292.555 personas, poco más de 20.000 mensuales en los 20 trenes que circularon de lunes a viernes y los 12 de los sábados.

En agosto del año pasado se registró el récord con 33.767 pasajeros. El fenómeno se explica por la expectativa que había generado la llegada del tren a la región. En efecto, durante los primeros días, el servicio tenía una demanda extraordinaria. Muchos, por curiosidad, tomaban el tren sólo para verlo o para hacer un paseo y mostrárselo a sus hijos o nietos, ya que ningún menor había conocido esta forma de transporte en Cipolletti.

En baja
Esa euforia se extendió durante los primeros casi dos meses, hasta que de manera paulatina el número de pasajeros fue bajando cada vez más y quienes utilizaban el tren eran los que realmente se transportaban de una ciudad a otra por alguna necesidad concreta: trabajar, estudiar, hacer compras o visitar parientes.

Esas mismas estadísticas reflejan que por cada coche viajaron unas 56 personas por día, una cifra muy por debajo de las 220 butacas que tiene cada formación que en un principio no alcanzaron porque muchos querían viajar aunque fuera parados.

La falta de paradas intermedias en ambas ciudades y la imposibilidad de que el servicio se extendiera al oeste, hacia Plottier, y al este, hacia otras ciudades rionegrinas, fue el motivo que generó ese brusco descenso de pasajeros y que bajó los niveles de expectativa que se habían generado desde el primer día, más allá de algunos datos a su favor, como la puntualidad, el confort y el tiempo del viaje.

No faltaron tampoco más críticas por una seguidilla de desperfectos técnicos que tuvieron las dos formaciones que cumplían con el servicio y porque el transporte no tenía el alcance ni las comodidades de su principal competidor: el colectivo.

Luego fue el momento de las propuestas para mejorarlo o extenderlo a distintas localidades de la región, pero las cuestiones económicas frenaron cada intento y el servicio quedó como se implementó originalmente.

Con sus ventajas y desventajas, el servicio del Tren del Valle, como se lo denominó desde un principio, cumplió un año. El tiempo y las decisiones políticas serán las que determinen su futuro. Por ahora, Nación piensa en cederlo y las provincias no definen si lo recibirán.

El balance
A favor y en contra del servicio

Puntos altos
El tren es mucho más rápido que el colectivo y funciona sin problemas ante los numerosos cortes de ruta. Además, el pasaje vale poco más del 30% que el de los colectivos.

Cuentas pendientes
La cantidad de pasajeros bajó bruscamente tras la euforia inicial, ya que al no tener paradas intermedias a muchos vecinos les resulta más conveniente viajar en colectivo.

CIFRA
33.767 es el récord de pasajeros del tren en un mes.
Fue en agosto del año pasado, poco después de su puesta en marcha, cuando para muchas familias el viaje era una excursión turística. Los nostálgicos también lo usaron para recordar los viajes de su juventud.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario