El IPPV ata las cuotas a los sueldos para recaudar más

Las hipotecas se ajustarán en función de los ingresos familiares.

Por Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

De no creer: hay algunas familias rionegrinas que todavía pagan 40 pesos de cuota por la casa que les entregó la Provincia hace unos 30 años. Otras pagan 100, 200 y 300 pesos. También hay casos en los que desembolsan 900 pesos al mes por la casa en la que viven hace cinco años. Claro que hay grupos familiares que cumplen con sus obligaciones mensuales a razón de 2 mil pesos o más por viviendas que el gobierno pudo entregarles en los últimos años. Pero la realidad es que al paso que vamos y con los índices inflacionarios que se registran, cualquier recupero financiero que tenga el Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda (IPPV) parece licuarse en el tiempo. Esa situación ya no se repetirá, porque la cuota estará atada a los sueldos de los beneficiarios.

Te puede interesar...

La información fue proporcionada por el titular del organismo provincial, Jorge Barragán, quien en diálogo con LM Cipolletti agregó: “Hay un universo de 10 mil familias en la provincia que con menos de 10 mil pesos pueden cancelar su vivienda”.

El número representa alrededor del 20 por ciento, sobre la 44 mil viviendas que en total fueron entregadas por el IPPV en 60 años de vida. De ellas, 25 mil ya fueron escrituradas y canceladas.

Por esa situación, desde fines de 2018 en adelante, el IPPV aplicará una nueva metodología de pago de las cuotas. Ahora, la cancelación de una vivienda dependerá de los sueldos que perciba la familia. Es decir, los beneficiarios tendrán que pagar el 20 por ciento de lo que declaren como ingreso familiar. Con esto, expresó Barragán, se tiene en cuenta la capacidad económica de cada uno.

“Hay que sincerar la cuota para todos, que haya recupero financiero y no se castigue a las familias”, sintetizó el funcionario provincial.

Antes, la cuota era la misma para todos, partía del valor de la vivienda, se prorrateaba en 30 años y se actualizaba con un índice del 3 por ciento anual de interés.

Recuadro-página-2-Cipo.jpg

Según aseguró Barragán, el cambio en la modalidad de pago ya fue establecido por contrato en muchos acuerdos, de modo que todas las viviendas que entregará el IPPV en el corto plazo se harán con ese compromiso de pago. No importa si la casa es parte de un programa nacional o provincial. Ya tiene vigencia el índice sueldos para liquidar las cuotas; y ni siquiera así el IPPV dice que se acercará a los valores de una casa que se vende o se alquila en el mercado inmobiliario.

“Hoy no pagás ni un alquiler con el 20 por ciento de tu sueldo, eso es lo que hay que visualizar”, aseguró el funcionario provincial.

Es esperable que el recupero financiero que tenga a partir de ahora el Instituto mejore, ya que antes de la aplicación de este cambio en la metodología de pago, Barragán advirtió que el grueso de las cuotas a pagar se desvanecía.

Los planes en marcha

El IPPV está enfocado en la terminación de más de 3300 casas para este año, repartidas en distintas localidades, muchas de las cuales -2552 unidades- corresponden al programa Techo Digno.

Después están los programas provinciales como Camino a Casa, Habitar Río Negro y Casa Propia, que se llevan a cabo con dinero del recupero financiero y en un esfuerzo conjunto con los municipio y las cooperativas para casos de extrema necesidad, sobre todo en la Línea Sur. En total, rondan las 270 unidades habitacionales.

Por parte del gobierno nacional, en tanto, no hay proyectos de nuevas viviendas en Río Negro.

Un enorme desfasaje entre costo y recupero

Durante todo 2018, el recupero financiero que tuvo el IPPV fue de 120 millones de pesos. La cifra superó a la del año anterior. Por un lado, Jorge Barragán comentó que el organismo fomentó los incentivos para que los beneficiarios se pongan al día; y por otro, incorporaron nuevas viviendas a la bolsa de recupero con valores actualizados que levantaron la cuota y el monto recibido.

IPPV-página-2-Cipo-2.jpg

No obstante, es imposible tener un recupero más o menos proporcional a la inversión en viviendas, pues los costos de la construcción se fueron por las nubes. Por dar un ejemplo, el funcionario provincial recordó que una unidad habitacional construida en 2016 que costaba alrededor de 746 mil pesos hoy sale casi el doble: 1.480.000 pesos. Es decir que con fondos propios surgidos del cobro de cuotas, el IPPV sólo podría construir unas 81 casas por año en toda la provincia. La brecha se agranda con cada punto que sube la inflación.

“Esto pasa porque no hay actualizaciones –de obra- consolidadas y el desfasaje económico que hay lo está cubriendo el gobierno provincial con los fondos Fonavi (Fondo Nacional de la Vivienda) que se nutre del impuesto a los combustibles líquidos”, advirtió el funcionario.

Como el dinero que se recupera no permite desarrollar nuevos barrios, el funcionario se destina a obras complementarias. Según aseguró Barragán, con los fondos que surgen de las hipotecas se están haciendo salones comunitarios y otras obras complementarias, además de casas para cubrir necesidades muy puntuales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario