El intendente Tortoriello desmintió a ATE y dijo que se trata de un invento perverso

Tortoriello admitió que a una de ellas no se le renovó contrato por un ajuste en el área, y que la otra tenía casi un 40 por ciento de ausencia.

Rápido de reflejos, el intendente Aníbal Tortoriello cruzó al dirigente gremial Rodolfo Aguiar y desmintió por completo no renovar el contrato a dos empleadas municipales por su apariencia física. Dijo con vehemencia que “es un invento perverso” y añadió: “Jamás desvincularíamos a una persona por ser gorda, es una barbaridad lo que se está diciendo. Nada más alejado de la realidad. Pueden venir al Municipio y comprobar que hay un montón de gorditas divinas trabajando. Acá se analiza el desempeño y se obra por reglamento”.

En diálogo con LM Cipolletti, contó que Graciela Martínez fue desvinculada en diciembre pasado porque se le había terminado el contrato y en el área donde trabajaba, se prescindía de su tarea.

En el caso de Sandra Soto, dijo que faltaba mucho a su trabajo. “Tenía casi un 40 por ciento de inasistencias, por eso tampoco se le renovó el contrato”, indicó.

Tiempo después, el intendente habló de estas desvinculaciones con el referente local de ATE, Jorge Nuñez, quien le solicitó que sean reincorporadas, debido a la difícil situación socioecónomica que atravesaban; y el jefe comunal accedió a ese planteo.

“Les vamos a dar una oportunidad, atendiendo a esa necesidad. Vamos a probarlas en otro sector como administrativas y ahora están haciendo el proceso de ingreso”, contó. Y defendió a capa y espada la labor desempeñada por el jefe de la UDE, Carlos Colavita.

LEÉ MÁS

ATE denunció que el Municipio las despidió por "gordas" y debieron reincorporadas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario