El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
52% Hum
LMCipolletti Montecino

El hijo de Ruth Montecino, en libertad con una tobillera GPS

El joven permanecía preso por un hecho ocurrido el 1 de agosto de 2021 y fue declarado culpable pero por delitos menores. 

Finalmente, el hijo de Ruth Montecino, Franco Hernández, consiguió su libertad condicional pero bajo un seguimiento estricto mediante el sistema GPS. El joven permanecía preso por un hecho ocurrido el 1 de agosto de 2021 y fue declarado culpable pero por delitos menores.

Hernández se transformó en protagonista de sucesivas audiencias en el último tiempo y estuvo preso un tiempo considerable debido a los pedidos impulsados por el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti. De forma inicial, había sido juzgado por un ataque a cuchillazos que encabezó durante el primer año de la pandemia y se le dictó la prisión preventiva. A pesar de la gravedad de la acusación por tentativa de homicidio, a la hora de la sentencia definitiva, se tuvo presente otro criterio y recibió un castigo leve por lesiones. Asimismo, se ordenó su excarcelación.

Te puede interesar...

Más allá de que debía cumplir varias pautas de conducta en el marco de una condena en suspenso, Hernández volvió a reincidir y el 1 de agosto del año pasado, en pleno centro de Cipolletti, protagonizó un violento incidente, con golpes, amenazas y una persecución policial. Frente al nuevo hecho, la fiscalía cipoleña reclamó que permanezca preso.

El proceso se desarrolló dentro de los plazos establecidos y este año, primero se prorrogó su preventiva, y luego fue juzgado por delitos como amenazas calificadas, tenencia de arma de fuego, daño y resistencia a la autoridad. Con anterioridad, un cómplice del joven, identificado como Norman Vega, aceptó un juicio abreviado y fue condenado a 9 meses de prisión.

En el caso de Hernández, también se resolvió condenarlo y la discusión principal se centró en la pena que debía cumplir. Desde la parte acusadora se insistió en medidas cautelares estrictas como la prisión domiciliaria pero el juez entendió que podía acceder a la libertad condicional.

De esta forma, el joven ya no tiene que cumplir ninguna medida restrictiva de su libertad y solo debe ajustarse a las pautas de conducta impuestas por la justicia local entre las que se destacan una prohibición de acercamiento a las víctimas y evitar verse envuelto en nuevos incidentes.

Mientras tanto, la defensa particular está en condiciones de avanzar con la impugnación de la última sentencia condenatoria. Anteriormente, la fiscalía había realizado un reclamo por el hecho de 2020 pero el fallo fue confirmado.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario