El cuento del irlandés: asfalto falso y amenazas

Un europeo engañó a un grupo de vecinos y quiso cobrarles diez veces más de lo acordado.

Un hombre alto, colorado y con un español forzado sorprendió a los vecinos de dos barrios cerrados. Les ofrecía pavimentar el acceso a un costo irrisorio porque le había sobrado material de una obra. Hubo acuerdo y las máquinas empezaron a trabajar en la calle Nicaragua, pero en el camino el precio se multiplicó y empezaron las amenazas. Los vecinos recurrieron a la Policía y descubrieron que quiso estafarlos una banda de delincuentes internacionales.

“Se presentó diciendo que era irlandés y que su empresa se estaba yendo de una obra en la Ruta 22 pero le sobraba asfalto y nos ofreció colocarlo en la entrada al barrio a cambio de que pagáramos la mano de obra: 60 mil pesos”, relató el hombre que lideró las negociaciones por parte de uno de los consorcios. “Le pregunté varias veces si eran dólares o pesos, me parecía muy barato”, recordó.

Te puede interesar...

Los vecinos de los barrios San Jacobo y Jardines del Sol aceptaron la propuesta y horas más tarde comenzaron las sorpresas: la falsa empresa ya estaba trabajando. “A la mañana habíamos quedado en que empezaban al día siguiente y a la tarde ya tenían la mitad de la obra hecha. Decían se tenían que ir”, expresó.

Los problemas también llegaron rápido. Antes de culminar el trabajo le pidieron un anticipo a uno de los vecinos y cuando llegaron con la plata les dijeron que el 50% eran 300 mil pesos, en lugar de 30 mil. “Nos negamos a pagar, el acuerdo fue de palabra, pero era claro. Ahí empezaron a aparecer otros hombres, todos con acento raro, y las apretadas para que paguemos más”, narró el vecino.

Asustados, fueron a la Fiscalía y la Policía, que identificó a tres hombres: un irlandés, un holandés y un rumano, quienes siguen exigiendo más dinero. La carpeta asfáltica era de pésima calidad, pero los vecinos aún están dispuestos a pagar lo que prometieron para que el irlandés se vaya. Temen que las amenazas pasen a mayores y no es para menos: la banda tiene antecedentes en España y Brasil.

--> $60.000 El monto que les pidió inicialmente

A los vecinos les sorprendió el monto, pero el falso empresario insistió en que era barato porque sólo se pagaba la mano de obra. Habría intentado, sin éxito, estafar a dos empresarios locales, pero sus empleados tienen conocimientos técnicos sobre las obras y lo echaron cuando quiso empezar a asfaltar sin haber efectuado correctamente los trabajos previos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas