Dramático pedido a la Justicia contra un padre abusivo

Marcela tiene retraso madurativo y su papá se aprovecha para sacarle plata.

Denunció que su papá la violó cuando tenía 11 años y ahora que es mamá de dos pequeños tiene asignaciones por discapacidad pero no las percibe. Consta en los oficios judiciales que presentó Marcela Burgos, de 25 años, con retraso madurativo de leve a moderado, para que la Justicia repare el daño.

Por el supuesto abuso sexual que sufrió en 2004, mientras el hombre ejercía la guarda de ella, Marcela radicó en marzo de 2016 una denuncia en el Juzgado Penal 4. La causa no prosperó ni hubo reparación posible para la víctima por el hecho denunciado. Tal vez porque pasaron muchos años, porque no hubo testigos.

Te puede interesar...

La cosa es que Marcela no llegó lejos con su denuncia y ahora vuelve a padecer la burocracia de un sistema que se toma sus tiempos para resolver lo que para ella es una urgencia: el cobro de las asignaciones por discapacidad que su progenitor usufructúa.

Por la cuota alimentaria tuvo más suerte, ya que el Juzgado de Familia 7, a cargo de Palacios, abrió una cuenta judicial para que Marcela pueda percibir las sumas que hasta entonces le eran depositadas a su padre. Lo dispuso en junio de 2016, y desde entonces ella recibe el dinero que le corresponde por este concepto.

Pero no percibe el importe que le paga Anses por discapacidad. Desde hace un tiempo, su hermana dejó de concurrir a la casa de su padre para retirar ese dinero y entregárselo. La Defensoría solicitó que se arbitren los medios necesarios para que no tenga que ser Marcela quien se presente para retirar lo que le corresponde. Sin embargo, a la fecha ella no ha tenido otra alternativa.

Su actual pareja, Raúl, con quien tiene dos pequeños hijos de un año y medio y un mes de vida, contó que Marcela fue el martes hasta lo de su padre, quien vive en el barrio Tres Luces, para reclamarle el pago de la asignación, exponiéndose a una situación sumamente violenta.

“Fue a cobrarle y la patotearon. Su padre y su hermano, que la empujó para que se fuera mientras ella tenía en sus brazos a su bebé de un mes. Esa fue la gota que rebalsó el vaso. Necesitamos que alguien haga algo. La asignación por discapacidad la está cobrando él y se niega a dársela. Reclamamos en la defensoría, pero dan muchas vueltas. Todo esto desgasta mucho, y lo que estamos pidiendo es algo que le pertenece a ella, se lo tienen que dar”, concluyó el hombre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario