"Despenalizar el aborto no es una cuestión de fe"

Marta Milesi. Legisladora. La autora de la ley de aborto no punible cuestiona a los médicos que no realizan esta práctica y a la Iglesia por intentar interferir en el debate.

Alberto Rivero

riveroa@lmneuquen.com.ar

La despenalización del aborto se debate a nivel nacional y una de las posturas sobre la mesa es la de los médicos. Muchos defienden el proyecto, pero también están quienes manifiestan su negativa a interrumpir un embarazo, que se mantendría en caso de que las mujeres tengan derecho por ley a abortar. Río Negro tiene una ley de avanzada sobre aborto no punible, pero en la práctica se multiplican los obstáculos y por eso la autora de la norma, la cipoleña Marta Milesi, anticipa que se plantea una modificación de la ley. Además, ratifica su apoyo al aborto y cuestiona la posición de la Iglesia.

¿Cuál es la situación actual en Cipolletti respecto de los casos de aborto no punible?

Todos los profesiones en Ginecología del hospital cipoleño firmaron la objeción de conciencia. Esto pone en riesgo la aplicación del protocolo de aborto no punible en un nuevo caso que pueda presentarse en la ciudad.

¿Estuvieron siempre en contra de la ley?

No. Y es lo que más llama la atención, que lo hicieron luego de que se conozca la denuncia contra dos de ellos por negar la intervención a una joven víctima de violación. Esto quiere decir que no eran objetores antes de este caso, por lo que debemos evaluar estrictamente cuáles fueron los fundamentos esgrimidos. De igual manera, el sistema de salud deberá responder y buscar una solución para su implementación, ya sea en hospitales públicos cercanos o privados.

¿Qué opina sobre la decisión de los médicos cipoleños?

Lo que hacen en el hospital de Cipolletti es una barbaridad. La norma es muy clara. Cada profesional debe expedirse apenas ingresa al sistema público, no después. Sólo por cuestiones religiosas pueden negarse, pero a estas alturas ya ponemos en duda que los médicos puedan privilegiar la religión por sobre la vida de una mujer. Los profesionales no pueden desconocer las normas en el sistema público, y también hemos visto que muchos de ellos se oponen en los hospitales pero no en las clínicas privadas en las que trabajan.

¿Esta situación puede derivar en una modificación de la ley o del protocolo de aborto no punible?

En estos tiempos, en que se está discutiendo en el Congreso Nacional la despenalización del aborto, creo que ya es hora de preguntarnos si es correcto seguir respetando las objeciones de conciencia. Estoy volviendo a estudiar la ley provincial y analizando la posibilidad de eliminar la opción de negarse. Es muy de hipócritas otorgar esta opción cuando se trata de una mujer que fue violada o que está en peligro su vida.

Usted está de acuerdo con despenalizar el aborto, ¿por qué?

Estoy totalmente de acuerdo en legalizar el aborto. Es una hipocresía estar discutiendo aborto sí o aborto no. Los abortos son una realidad, y lo real es que mueren 47 mujeres al año por intervenciones insalubres. Se trata de transformar un hecho en derecho. Uno de los objetivos propuestos fue bajar el nivel de mortalidad en mujeres, y no lo logramos.

Quienes se oponen temen un aumento de los abortos.

Uruguay logró con la despenalización reducir drásticamente las muertes de mujeres, pero esto no causó un incremento exponencial de la cantidad de abortos.

¿Cuál es el rol de la Iglesia en esta discusión?

La despenalización del aborto no puede ser una cuestión religiosa, de fe, moralista ni de ética. Es un problema de salud pública. La Iglesia puede pensar lo que quiera, lo que no puede es intervenir para que se vulneren derechos. Con ese criterio los religiosos deberían estar en contra del trasplante de órganos porque se hacen en personas con muerte cerebral, y para ellos las personas mueren cuando el corazón deja de latir. Entonces, hay que ponerse de acuerdo si privilegiamos la fe o la vida de las mujeres.

Ponemos en duda que los médicos puedan privilegiar la religión por sobre la vida de una mujer”, dijo Marta Milesi, Legisladora provincial

Los especialistas aún se niegan

El director del hospital, Carlos Lasry, confirmó la denuncia de Marta Milesi hacia los médicos. El funcionario afirmó que los siete profesionales en Ginecología firmaron la objeción de conciencia luego del escándalo judicial originado cuando dos de ellos fueron acusados de entorpecer el aborto a una joven víctima de violación. Si ocurriera un nuevo caso, el hospital deberá buscar profesionales de otros centros asistenciales o de alguna institución privada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario