Denuncian que un policía apuntó con el arma a una familia por error

El incidente ocurrió en 25 de Mayo, entre San Martín y Roca, pleno centro de la ciudad. El agente desenfundó su arma y tuvo un accionar exaltado.

El accionar temerario y peligroso de un efectivo de la Brigada Motorizada de Apoyo causó conmoción en la zona céntrica de Cipolletti y puso en serio riesgo a una familia completa que se desplazaba a bordo de un Ford Mondeo. Por razones y responsabilidades que deberán ser evaluadas, el motorista prendió la sirena, se puso al lado del auto y lo obligó a parar en mitad de la calle. Luego, cual Rambo, desenfundó su arma y le apuntó primero al conductor y después también a su mujer.

El hecho ocurrió a las 18 del miércoles, en la calle 25 de Mayo, a la altura del Sindicato de la Fruta, y los damnificados fueron Gabriel García, taxista y policía retirado, su esposa Verónica y sus hijos: la mayor de 13 años, la del medio de 10 y el menor de 7.

Te puede interesar...

Una vez detenido el coche, el motorista saltó con agilidad y celeridad de la moto, sin quitarse el casco ni la capucha interior. Con su pistola reglamentaria enseguida apuntó a los adultos que iban en frente. Portaba a un costado una escopeta Ithaca y con su ropa de invierno y su equipo completo resultaba atemorizante. Más cuando le pidió a García que descendiera, en medio de la fuerte tensión. Como la mujer filmaba con celular el episodio, pronto quedó ella en la mira de la pistola y la intimó también a que se bajara.

“¡Gracias a Dios no pasó nada! Pero pudo terminar mal, pudo haber muerto alguien. Este cabo primero tendría que estar en una oficina, por el bien de los ciudadanos y de él mismo”, dijo Claudio García Taxista y ex policía, casado, padre de tres hijos

En medio de la llovizna del momento y con vehículos pasando raudos a un lado del coche, el accionar del efectivo parecía exaltado y García advirtió que, incluso, hasta parecía temblar, eufórico. Además, daba vueltas de un lado a otro y se acomodaba la escopeta.

El conductor, con el aplomo adquirido en su pasado policial, se había ido a la vereda y le reclamaba al otro explicaciones, lanzándole además recriminaciones por el peligro que corrían los niños. Así, de a poco, se empezó a esclarecer la presunta razón del abrupto operativo. Al parecer, al motorista le habrían pasado un dato equivocado sobre el auto. Un error en el número de patente y en la marca del rodado habrían desencadenado la situación. No se confirmó aún quién cometió el error en la comunicación.

Al final, el efectivo apaciguó su fogosidad y coleó su moto antes de alejarse. García, por su lado, fue a la Comisaría Cuarta y a la Regional Quinta donde, ante altos mandos, denunció lo ocurrido.

Embed

LEÉ MÁS

"Los políticos están de joda"

Atraparon a banda de clonadores de tarjetas de débito

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario