Denuncian la usurpación de una casa en el Barrio Obrero

Una mujer aseguró que la echaron del asentamiento por la agresión de su hermano a Lila Calderón. Asegura que le quitaron todos sus bienes.

Liliana Troncoso tiene una hija discapacitada de 6 años y quiere recuperar una casa y un terreno que dice que le pertenecen, más todo lo que había en su interior. Es la mujer que vecinos del Barrio Obrero echaron del lugar por ser hermana del hombre que amenazó y tiroteó la casa de la dirigente social Lila Calderón.

“La bronca es con él y yo no tengo nada que ver. Reclamo lo que es mío y peleo por mí y por mi hija”, dijo a LM Cipolletti.

Afirma que en octubre de 2017 compró el terreno por 50 mil pesos y como parte de pago entregó una moto. Exhibió un boleto de compraventa, aunque sobre una propiedad que no tiene títulos porque está en una toma.

En septiembre del año pasado denunció en la Comisaría 45 que le habían usurpado su casa, cuando ella no se encontraba porque su nena había sido operada y por consejo de una asistente social tenía que recuperarse en una vivienda en mejores condiciones. Entonces, se trasladaron a lo de sus padres.

Sin embargo, dejó todas sus pertenencias en el lugar, y cuando los vecinos tomaron posesión del predio para evitar que ella volviese al barrio, aseguró que no pudo sacar nada. Por eso, denunció una usurpación y el robo de todas sus pertenencias: heladera, cocina, modular, mesa y sillas, ropa de la nena, entre otras cosas.

“Acá nadie tiene título de nada, yo quiero lo que me sacaron”, insistió. Y responsabilizó de todo a Calderón. Incluso al fiscal Gustavo Herrera, si algo le llega a pasar. “Me dejaron en la calle”, sentenció Troncoso.

Aseguró que a la casita que tenía la despojaron del encadenado y otros materiales, y sobre el terreno otras personas del barrio comenzaron a edificar un inmueble para dar contención a gente en situación de calle. “¿Y mi nena y yo qué?”, se preguntó.

El sitio está ubicado en la manzana 19, lote 13 del Obrero. “Quiero recuperar lo que es mío, por lo menos todas las cosas que sacaron de adentro y los materiales. No tengo otro lugar donde vivir y en la casa de mi papá no me puedo quedar. Allí estamos todos amontonados”, cerró.

La mujer relató que está sola para sostener a su hija y se las rebusca limpiando casas y, ahora, trabajando en una rotisería por las noches.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario