De milagro, el Museo de Oro no voló por los aires

Las pericias confirmaron que el material que estaba en exposición y que fue secuestrado en agosto tenía un alto poder de destrucción y estaba apto para ser detonado.

El material explosivo que había sido secuestrado en agosto del Museo Municipal de Fernández Oro, que se encontraba en exhibición, resultó ser de “alto riesgo”. Así lo señala un informe elaborado por profesionales en la materia.

Al respecto, el jefe de Bomberos orense, Cristian Ferrada, dijo que “un informe confeccionado por operadores técnicos en explosivos del Departamento de Bomberos de la Policía del Neuquén aseguró que la manipulación de los elementos explosivos por personas que no tengan el conocimiento necesario podría haber generado lesiones importantes en las personas e incluso ocasionado víctimas fatales en caso que alguna de ellas se hubiera activado, teniendo en cuenta que el material explosivo secuestrado poseía un radio de acción y fuerza explosiva importante”.

Ferrada dijo que una vez conocida la peligrosidad de estos elementos fueron destruidos. “Por orden del Juzgado Federal el material fue destruido, la detonación fue llevada a cabo por los integrantes de la Brigada antiexplosivos de la Policía del Neuquén”.

Durante 17 años este material estuvo exhibido en el museo, cuando se trataba de una peligrosa colección de municiones de grueso calibre y granadas de fabricación militar que podían ser detonadas en cualquier momento. Esto fue detectado recién el 27 de julio, cuando en medio de una remodelación, un técnico de Seguridad e Higiene y se percató de que la colección podía estar activa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario