El clima en Cipolletti

icon
Temp
81% Hum
LMCipolletti Audiencia Pública

Cuotas alimentarias, al tope del ránking de mediaciones

Cada vez son más los que buscan negociar antes que ir a juicio.

Por Guadalupe Maqueda

[email protected]

Te puede interesar...

Padres que no visitan a sus hijos o incumplen con el régimen de visitas. Padres que quieren estar más cerca, pero no pueden o no se ponen de acuerdo con sus ex parejas. Cuotas alimentarias que no pagan o vienen con retraso; y otros deberes de asistencia, como la obra social, el jardín o la escuela, representan la mayor demanda en las audiencias de mediación que convoca el Cejume Cipolletti.

“Como mediadores, favorecemos el diálogo y acompañamos a las partes en la toma de decisiones, pero no les decimos qué hacer, porque no corresponde, no somos jueces”, aclaró la directora del centro judicial cabecera de esta ciudad, Ivone Vargas.

También intervienen en conflictos familiares donde un hermano se hace cargo de su papá o su mamá y pide a otro que lo ayude; y las audiencias por este tipo de requerimiento, son cada vez más frecuentes.

En cuestiones de índole patrimonial, incluso son habituales los conflictos que se generan en torno a la división de bienes, cuando una unión de hecho o un matrimonio se terminan. “No sé si hay una solución para todo, pero hay un camino para resolver un montón de conflictos, que es la mediación, y vale la pena intentarlo”, apuntó Lina Reynoso, una de las agentes.

Otras cuestiones mediables que tienen bastante asidero traen a la mesa un accidente de tránsito, donde cada vez son más los casos de jóvenes motociclistas que terminan en sillas de rueda o con otras discapacidades importantes, y piden la mediación para resarcir el daño. “Si la otra parte es una aseguradora, por lo general, no se somete y prefiere ir a juicio”, advirtió Vargas.

Vecinos que sufrieron daños en su casa porque al lado le construyeron un edificio que le provocó la rajadura de la medianera o filtraciones en su propiedad, también recurren a la mediación, como una instancia alternativa para arreglar el problema, antes de llevar su reclamo a juicio.

También se apela cuando luego de comprar un terreno, el propietario encuentra todo tipo de trabas para escriturar; y en casos vinculados a la defensa del consumidor, donde la mediación es gratuita. Un caso es la compra de un producto que no llega nunca o falla desde el primer día; o que puede causar daños a la salud.

Estas son las situaciones más comunes, dentro de las cuestiones mediables que van a audiencia en el Cejume Cipolletti, el segundo centro judicial con mayor cantidad de mediaciones realizadas en la provincia, detrás de Roca.

“Es un método complementario, que democratiza el diálogo. Una posibilidad de obtener un resultado diferente a una sentencia que no siempre refleja el reconocimiento de su derecho”, reflexionó directora del centro judicial cipoleño.

Ahora también hay mediaciones online, vía Skype, como fue el caso de un padre cipoleño con problemas de salud no podía estar in situ.

Desde el primero de febrero al 30 de diciembre de 2015, el personal de Cejume realizó tres mediaciones por día, en promedio. De acuerdo a los datos estadísticos proporcionados a LM Cipolletti, tuvieron 847 ingresos de Familia, casi el doble de los requerimientos patrimoniales (430).

De la totalidad de ingresos de Familia, cerca del 40% llegó a una solución, con 331 acuerdos; en tanto, en asuntos de índole patrimonial, las partes salieron del conflicto en un número bastante menor (33).

Las mediadoras aclararon que las partes deben asistir sí o sí a la convocatoria, con el patrocinio de un abogado, aunque su permanencia en la mediación -que tiene un costo- es voluntaria, por lo que algunos deciden no seguir ese camino, y otros directamente no se presentan, pese a ser obligatorio.

“No podemos decir que por no lograr acuerdos, la mediación no es exitosa, ya que hay veces que no hay nada para acordar, pero a partir de la mediación, las partes comienzan a dialogar y dejan de insultarse”, advirtieron.

Los niños también pueden ser oídos

La mediación también está considerando a los niños de padres en conflicto. “Se ve que hay muchos que quieren ser oídos, y los estamos escuchando”, comentó la directora del Cejume Cipolletti, Ivone Vargas.

Si bien lo que digan los menores no es vinculante, lo interesante es que sus deseos y su palabra pueden ser considerados por sus padres a la hora de llegar a un acuerdo. El problema surge cuando, en lugar de expresarse con la espontaneidad que los caracteriza, vienen “colonizados” por alguna de las partes. “Es muy fácil darse cuenta cuando vienen caseteados, con frases hechas, de adultos. Entonces, ya sabemos quien puede boicotear la posibilidad de un acuerdo”, apuntó Vargas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario