Control de ratas en la guardería canina por miedo al hantavirus

El cuidador Ángel Parada dijo que se avanzará contra los roedores por primera vez en años.

La proliferación de ratas y otros roedores en el refugio canino de la Isla Jordán ha detonado la preocupación en el Municipio. Así lo sostiene el antiguo cuidador de los perros, Ángel Parada, quien expresó que se han dispuesto medidas para enfrentar la plaga ante el pánico que ha causado el brote de hantavirus en el país.

Hasta ahora, las alimañas campan a sus anchas por el predio, donde les comen las magras porciones de alimentos a los perros, según denunció el cuidador del lugar.

Te puede interesar...

Parada, que trabaja en el refugio desde diciembre de 2006, contó que los perros sólo se defienden de las molestas ratas. Algunos, los más decididos, las matan pero no se las comen. La mayoría opta por no hacer nada o por espantarlas con corridas intempestivas.

El hecho es que hay tantos o incluso muchos más roedores que perros en el lugar. “Calculo que no debe haber menos de 500 o 600 ratas”, enfatizó pero destacó que la cantidad real resulta casi imposible de determinar con precisión. Es que en los alrededores hay una chacra donde hay acumulados madera y residuos que la convierten en una incubadora y abastecedora de los roedores. “Los otros días encontré un colchón viejo tirado y se me ocurrió darlo vuelta. Había ratas, enormes, chicas, de todos los tamaños”, afirmó el empleado, que quiso ser con sus palabras lo más gráfico y expresivo posible.

El hecho es que en estos días desde la comuna se hizo conocer al personal que se iba a proceder a combatir la plaga. Al efecto, empezaron por llevar a los empleados a tomar su refrigerio en instalaciones del Municipio ubicadas en otro sector de la Isla Jordán por el riesgo que ocasionan los plaguicidas. “Los movieron para que puedan comer en una mejor condición”, señaló Parada.

Preocupación

El empleado expresó que la desratización se ha decidido ante la inquietud que cunde en la sociedad por los casos de hantavirus que se han dado en el país, con ya varios muertos. Se sabe que la enfermedad tiene como vector al ratón colilargo, que habita en la zona cordillerana y que no se habría extendido hasta la meseta extraandina. Sin embargo, el temor y la necesidad de limpiar a fondo la guardería canina se impusieron y para bien.

Parada aseguró que en los casi 13 años que lleva trabajando y viviendo en el predio, jamás vio que ninguna gestión municipal haya encarado una tarea así. “Se preocupan ahora por lo del hanta, pero ratas y ratones enormes ha habido siempre y nunca se impulsó su erradicación. Acá se puede encontrar su caca por todas partes”, afirmó.

Y lamentó que el refugio sea una foco infeccioso por falta de atención constante.

Foco infeccioso en la Isla Jordán

En expansión. Según Ángel Parada, en el refugio hay unos 500 perros. Cuando él empezó a trabajar en el lugar, en 2006, había sólo 42. Las ratas también proliferaron.

Cuidar la salud. Los empleados del Municipio y la gente que acude a ayudar a los perros están expuestos a las enfermedades de los roedores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario