Conocido delincuente de Neuquén falló tres veces con un robo en Cipolletti

Primero le quiso robar el auto a una mujer; luego trató de sacarle la cartera y no pudo; finalmente le arrebató su celular y minutos después fue aprehendido por la Policía. Ocurrió ayer, en inmediaciones de un bar cervecero.

Un conocido delincuente de Neuquén cruzó los puentes carreteros para robar en Cipolletti y le fue muy mal. Primero fracasó con el auto que le quiso robar a una mujer, luego con la cartera que le quiso sacar; y minutos más tarde, con el celular que le manoteó, pero se tuvo que despojar cuando la Policía lo atrapó en inmediaciones de un bar cervecero.

El hecho ocurrió ayer, alrededor de las 17, en cercanías a las calles Fernández Oro y Miguel Muñoz, donde está el Gremio Bar Cervecero, informaron ayer fuentes policiales.

Te puede interesar...

Personal de la Comisaría Cuarta que recorría las calles para hacer prevención identificó a una mujer, de 35 años, quien hacía instantes había sido abordada por un delincuente vestido con una campera azul, quien corría a escasos metros por calle Sarmiento hacia San Martín.

Ella había parado unos minutos con su auto para hablar por celular, y en ese interín, el ladrón le abrió la puerta, se metió en el habitáculo, la empujó y forcejó con ella, pero no logró sacarla del rodado. Luego trató sacarle la cartera, pero tampoco pudo con su objetivo; y en el último intento, le manoteó su celular y se fue corriendo.

El sujeto llegó con su huida hasta el local comercial Gremio Bar, donde bajó un cambio e intentó pasar desapercibido para despistar a la Policía. Sin embargo, cuando el personal de calle entrevistó a los empleados que estaban afuera del comercio, esperando que el local abra para entrar a trabajar, estos le señalaron a un joven que había llegado corriendo hace escasos segundos y se sentó junto a ellos. Lo reconocieron por la campera azul que llevaba puesta en la huida.

Sin escapatoria, al ladrón no le quedó otra que dejar el celular robado sobre el marco de una ventana; y fue aprehendido. Se sabe que no le fue fácil a los policías de la Comisaría Cuarta que estuvieron a cargo del procedimiento. Es que el ladrón estaba completamente exaltado, luchó por soltarse e intentó escabullirse, pero no lo logró.

Aunque se resistió en todo momento, fue reducido y trasladado en un patrullero hasta la unidad policial donde fue alojado en un calabozo. Tiene 23 años, y procede de Neuquén. En tanto, el celular robado le fue restituido a la víctima.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario