Confirmaron que el cuerpo del bebé ahogado no tenía golpes

Le realizaron la autopsia al bebé de 9 meses que murió ahogado en Fernández Oro. Confirmaron la versión de la mujer que lo cuidaba.

La autopsia realizada por forenses judiciales al cuerpo del bebé de nueve meses que murió en un asentamiento cercano al barrio Costa Linda Sur, en Fernández Oro, confirmó que murió ahogado y no sufrió golpes antes de caer al canal. De esta forma, se confirmó la versión que dio la mujer que lo cuidaba a él y a sus hermanitos. El informe preliminar de los médicos forenses del Poder Judicial echó por tierra la posibilidad de que la criatura presentara lesiones compatibles con una muerte violenta, y determinó que su deceso se produjo por “asfixia por sumersión”. Por la conmoción y el dolor de la tragedia, los padres no acusaron a la niñera en las primeras horas posteriores a la muerte del bebé. Sin embargo, la Fiscalía está obligada a investigar lo ocurrido y la mujer está sujeta a una causa por homicidio culposo.

La autopsia no fue concluyente para determinar cuánto tiempo permaneció dentro del agua, por lo que se realizarán estudios más complejos para despejar estos interrogantes que sirven a la causa penal de la Justicia.

Según la joven que lo cuidaba, el bebé bajó de la cama en la que lo había dejado y salió de la precaria casilla en la que vive su familia. Aprovechó que un hermanito había dejado un portón abierto y avanzó hacia el canal. Ella cocinaba en una casa lindera y volvió minutos después y, al no encontrarlo, se tiró al agua a buscarlo. Finalmente, fue el padre de la criatura quien halló el cuerpo y los testigos calculan que pasaron al menos unos 30 minutos.

El fiscal que interviene en el hecho, Martín Pezzetta, investiga un homicidio culposo donde lo que se busca probar es si la niñera tiene alguna responsabilidad penal por obrar con negligencia o impericia mientras cuidaba a la criatura. Inicialmente, la prueba testimonial encontraba algunas trabas para avanzar en la causa, ya que los testigos principales no podían salir de la conmoción. Para proceder en esa dirección, se espera el dictamen favorable de los psicólogos de la Oficina de Asistencia a la Víctima.

La tragedia expuso la grave situación social de muchas familias que llegaron a Fernández Oro en busca de un mejor destino. Tanto la niñera como el padre del bebé son paraguayos que vinieron a probar suerte a la región. Sin trabajo ni un lugar donde vivir, terminaron levantando casillas sobre el terraplén que separa una calle de un canal de riego secundario, al que terminó cayendo el bebé, de apenas nueve meses.

"La mujer estaba mal, lloraba mucho. Nunca se imaginó que podía pasar esto. Todos están muy mal y entienden que fue un accidente". Fabiana Villarroel Titular de Acción Social de Oro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario