Conductora borracha va a juicio por lesiones

Arrastró a una policía casi cien metros en el San Pablo tras negarse al test de alcoholemia.

La conductora borracha de Allen que arrastró a una mujer policía casi cien metros en el barrio San Pablo de Cipolletti será llevada a juicio por el delito de lesiones graves. Podría quedar presa.

La novedad del juzgamiento de Noelia Jaqueline Clause se conoció esta semana luego de una audiencia que tuvo la participación de la fiscalía, a cargo de Gustavo Herrera, y la defensa particular, responsabilidad de los abogados Oscar Pineda y Pablo Iribarren. En tanto, no concurrió la parte querellante, explicaron fuentes judiciales. De igual modo, el encuentro sirvió para precisar que la querella decidió reclamar un juicio por lesiones graves debido a que la agente atropellada tardó más de un mes en recuperarse de los golpes.

Te puede interesar...

De manera inicial, la acusada había acordado la posibilidad de un juicio abreviado, por un delito menor y que la ponía lejos de ir a la cárcel. Sin embargo, la víctima hizo el planteo de un juicio por las consecuencias que le provocó en su salud el violento incidente ocurrido el 11 de junio del año pasado.

Entre los elementos que citó la víctima está el detalle de los días sin poder trabajar. La audiencia de esta semana fue presidida por la jueza Florencia Caruso, quien ya había intervenido y resuelto el procesamiento de Clause.

Tras la audiencia de control de acusación, la allense será juzgada ante un tribunal y podría ir a la cárcel si es declarada culpable.

El hecho que generó una gran repercusión en la región tuvo un primer incidente en la esquina de Vélez Sarsfield y Mendoza, cuando Clause, quien conducía un Peugeot 207, se negó a realizar un control de alcoholemia, aceleró el vehículo y arrastró casi cien metros a una agente policial. Luego, empezó una persecución que llegó hasta Puente 83, donde la automovilista chocó y derribó una garita de colectivos. En ese lugar, fue detenida.

En el auto de procesamiento, se aclaró que “Clause se negó en tres oportunidades a soplar correctamente la pipeta para hacer el test de alcoholemia. En consecuencia, las funcionarias públicas municipales procedieron al secuestro del rodado, pero la imputada no aceptó bajarse del vehículo y sin autorización lo puso en marcha para retirarse del lugar”.

--> “En estado de ebriedad notable”

El año pasado, a la hora de elaborar el auto de procesamiento, la jueza Florencia Caruso hizo hincapié en la borrachera de la allense Noelia Clause. “No obstante, los testigos fueron contestes al referir que la misma se encontraba en estado de ebriedad notable, y alcohol etílico, circunstancia que hizo sospechar la irrealidad de los dichos de la imputada, respecto de su estado de embarazo. Tampoco puede pasarse por alto la actitud posterior de la imputada Clause, quien sabiendo que la víctima se había tomado de la puerta, arrancó de todas formas su vehículo, arrastrándola varios metros y una vez que la misma se soltó, la imputada continuó su marcha, sin tener el mínimo interés en auxiliar a quien sabía que había arrastrado y posiblemente lesionado, y no obstante ello, continuó su marcha tomando por calle Kennedy y posteriormente por Ruta 65”, describió la magistrada cipoleña.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario