El clima en Cipolletti

icon
Temp
77% Hum

El Frente Darío Santillán advierte sobre los límites de la paciencia popular

Alerta que los políticos están "sobrevalorando" la capacidad de aguante de los pobres. El Frente Darío Santillán considera que se agudizará la tensión social.

"Se está sobrevalorando la paciencia del pueblo", se advirtió desde el Frente Darío Santillán, ante el empeoramiento de los indicadores económicos de la sociedad y el avance de la pobreza. Pareciera que "la política no quiere ver la situación de hambre" y, en cambio, lo que se ve en el Estado "es un abandono de la política social".

Frente a tal deterioro de las condiciones de vida, en particular, de los más humildes, se alertó a las autoridades públicas que, si continúan en su postura, ellas mismas podría abonar el terreno para "la posibilidad de saqueos o el aumento del delito de los robos en supermercados".

Te puede interesar...

Quien lanzó el llamado de atención a los gobernantes fue el referente del Frente, Sabino López, quien recordó que la última ayuda social que llegó a los barrios populares cipoleños fue en noviembre pasado, durante la ex gestión de Claudio Di Tella al frente de la comuna. Desde entonces, están cerrados los comedores y merenderos que había en la ciudad, en los que se alimentaban miles de personas.

Afirmó que las organizaciones sociales, como la que integra, no han recibido ningún tipo de asistencia, no solamente de alimentos para la preparación de comida, sino que tampoco les han proporcionado garrafas de gas ni otros elementos para contener las necesidades de los sectores postergados. Así, en los barrios se han agudizado los problemas de salud, en particular, de salud mental y hay más casos de intento de suicidio, sobre todo, de jóvenes.

Manifestación Darío Santillán.jpeg
En el Frente Darío Santillán, no se descartan nuevas movilizaciones muy pronto.

En el Frente Darío Santillán, no se descartan nuevas movilizaciones muy pronto.

Como la Salud Pública está enfrentando una crisis muy profunda desde hace tiempo, con pocos especialistas y demoras en la disponibilidad de medicamentos, incluso de los más básicos y elementales, los vecinos más pobres se quedan sin alternativas. Aparte, los remedios están carísimos.

Lo que observa el Frente, y también otras organizaciones sociales, es que en la Provincia y el Municipio se estarían aplicando, en su visión, similares políticas que las que está impulsando el gobierno de la Nación, con sus ajustes que recaen "sobre los más vulnerables". Pero también por su intención, que ya ha sido comunicada, de prescindir de las organizaciones sociales para la ayuda pública a los carenciados.

"Dicen que no quieren intermediarios", enfatizó López, quien señaló que esto podría no ser necesariamente negativo para las familias empobrecidas si, por ejemplo, el Municipio se hiciera cargo de preparar porciones de comida en los centros comunitarios de que dispone. Sin embargo, la comuna no lo ha hecho y, seguramente, le sería difícil realizarlo porque se le plantearía que debería contratar más personal para las tareas.

Así las cosas, las autoridades municipales se han propuesto, al parecer, avanzar en el empadronamiento de las familias pobres para evaluar cuáles requieren realmente de asistencia alimentaria. El resultado sería que están entregando módulos "con unos pocos alimentos, que no incluyen verdura y carne y que no duran ni para un día y medio".

Frente Darío Santillán 01.jpg

Sostuvo que a los funcionarios de Nación, Provincia y Municipio "les ha faltado creatividad" y podrían, al menos, haber instrumentado políticas de contención del gasto "graduales". Por caso, a nivel local seguir asistiendo a los comedores y merenderos para que funcionen, al menos, dos o tres días por semana. Pero no, han optado por "el abandono de la política social", reduciendo al mínimo el gasto del rubro.

"Están sobrevalorando la paciencia y el humor social del pueblo", remarcó y vaticinó un crecimiento de la conflictividad que puede llevar "a un callejón sin salida" a la gente que más está sufriendo. "Quienes vivimos" lo que fue el estallido social del 2001 "sabemos que había un gran problema de desempleo, pero no había la inflación galopante que hay ahora. No se puede comprar leche ni comprar un pollo, ni carne ni nada porque está carísimo".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario