Caviahue tiene su propia cerveza a base de piñones

Se llama Arauca y sus dueños compran la harina a los mapuches.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén. Después de deleitarse la vista con un paisaje teñido de araucarias, los turistas que visitan Caviahue pueden sorprender a su paladar con una bebida nutrida por sus propios frutos. Desde hace más de cuatro años, los fabricantes Cristian y Ana Laura sirven pintas de Arauca, una cerveza artesanal con sabor a piñón tostado, el “fruto” originario que tiene la provincia de Neuquén.

Arauca es la delicia de muchos turistas que llegan a Caviahue para disfrutar de un paisaje de cordillera.

Te puede interesar...

“La idea surgió hace seis años, cuando se comenzó a planificar la ruta del pehuén; todos querían hacer algo en base a los piñones y, como yo soy fabricante de cerveza artesanal, pensé en incorporarlos a la bebida”, explicó Cristian Díaz, dueño de la cervecería Las Bruscas, que tiene su propia fábrica además de un bar que recibe a vecinos y turistas.

“No es una IPA, que uno la puede amar u odiar; esta es una cerveza amigable que les gusta a todos y la respuesta el público fue genial y muchos vienen por ella”, dijo Cristian Díaz ,propietario de la cervecería Las Bruscas.

Una mezcla

Una mezcla Aunque la bebida no está fabricaba exclusivamente con piñones, la harina tostada de este fruto le otorga un sabor especial a la cerveza preparada con cebada malteada, agua, levadura y lúpulo.

La mezcla de estos ingredientes da origen a Arauca, un líquido balanceado, de un color ámbar que imita el tono de los piñones y un sutil amargor que permite que el fruto neuquino se luzca aún más.

cerveza de piñon

Arauca es la tercera bebida más pedida en el local de Cristian y Ana Laura, además de ser uno de los principales atractivos. A diferencia de otras variedades que ya tienen una receta popularmente aceptada, Arauca es una cerveza de autor. El producto le exigió a Cristian un año y medio de ensayos, hasta llegar a un sabor adecuado y que fuera aceptado por el público. “Ya llegué al sabor que me gusta y no lo voy a cambiar más”, aclaró el cervecero.

Para fabricarla, los dueños de Las Bruscas tienen que comprar 20 kilos de harina de piñón tostado a una comunidad mapuche en la zona de Villa Pehuenia, que están autorizados para recolectarlos. Después, la dosifican para fabricar unos 1200 litros de cerveza y que dure todo el año. “Ahora ya nos queda muy poco y estamos esperando a abril para la nueva colecta”, expresó Cristian.

Aunque cuentan con una habilitación comercial que les permite vender botellas y barriles en otras ciudades, Cristian y Ana Laura no piensan en expandir el negocio para convertir a Arauca en un producto masivo, como sucede con otras fábricas de cerveza.

Aún prefieren conservar ese espíritu artesanal, que hace juego con el lugar, para tentar a los turistas que pasen por Caviahue a volver a darse una vuelta por el local.

piñones

Se sumaron a la fiesta de los cerveceros

La propuesta de Las Bruscas se sumó a una docena de productores en la Fiesta Provincial de la Cerveza Artesanal, que se realizó viernes y sábado en Caviahue. Aunque se trató de su primera edición como fiesta provincial, la actividad comenzó a desarrollarse hace siete años y en 2018 generó un movimiento de más de 1200 millones de pesos para los emprendedores turísticos. Además de difundir la variada oferta de cervezas artesanales de la provincia, el evento busca dar a conocer las bellezas naturales de la región y contagiar el gusto por esa bebida. “Aunque empezó como una moda, ya se generó un cambio cultural y la gente es más específica a la hora de pedir una cerveza”, señaló Cristian Díaz, a cargo de Las Bruscas, quien agregó que en todo el país se ha desarrollado un paladar más exquisito para este tipo de bebidas.

LEÉ MÁS

María Angélica Alberdi lleva en la sangre los fierros y el arte de hacer asado

Discutieron por el ataque de un perro y terminaron a las piñas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario