El clima en Cipolletti

icon
Temp
51% Hum
LMCipolletti Justicia

Caso Ávalos: radiografía de los ocho años en la Justicia Federal

Se desandaron 13 hipótesis, muchas de ellas que no habían sido cerradas por la Justicia local. La mira sigue puesta en quienes manejaban el boliche y la seguridad: Nardadone y Sesnich.

La desaparición forzada de Sergio Ávalos, ocurrida la madrugada del 14 de junio de 2003 dentro del boliche Las Palmas, lleva ocho años en la Justicia Federal, y dentro de unos días se cumplen 19 años de lucha por la verdad.

A lo largo de los últimos ocho años, se tuvieron que desandar al menos trece hipótesis que les permitieron advertir falencias en la investigación inicial, que estuvo en manos de la Justicia provincial.

Te puede interesar...

No hay ninguna duda, ni para la Justicia Federal ni para la querella integrada por Sergio Herida y Leandro Aparicio, de que Sergio estuvo en Las Palmas y ahí lo desaparecieron, pese a que el dueño Pedro Nardadone y su encargado y yerno en ese entonces, Patricio Sesnich, al igual que todo el personal de seguridad, lo hayan negado inicialmente.

A 19 años de la desaparición, ese círculo de poder del boliche y las fuerzas de seguridad que trabajaban en Las Palmas sigue en la mira.

Lo resuelto por el Juzgado Federal neuquino fue apelado por el fiscal.
Juzgado Federal 2 de Neuquén

Juzgado Federal 2 de Neuquén

Ávalos resiste la prescripción

Corría el año 2012 y la causa por la desaparición de Sergio Ávalos se encaminaba al archivo. El querellante de ese entonces, Virgilio Sánchez, realizó una serie de presentaciones ante la Justicia Federal para que se contemplara un delito de lesa humanidad como es la desaparición forzad de persona y así Ávalos no prescribiera.

La resistencia inicial del fuero federal por un tecnicismo fue objetada por la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y la Corte Suprema de Justicia de la Nación la avaló y así el 11 de noviembre de 2014 se le ordenó a la Justicia Federal investigar.

La decisión fue unánime y la firmaron los jueces de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt, Elena Highton de Nolasco, Raúl Zaffaroni y Juan Carlos Maqueda.

Rearmar de cero

La Justicia Federal recibió los 20 cuerpos y las 4 mil fojas que conformaban el expediente de la Justicia provincial. Incluso, hubo elementos que tardaron en remitirse porque se traspapelaron con la mudanza a la Ciudad Judicial de calle Elordi.

Así las cosas, se tuvo que revisar toda la investigación de cero, tarea que desde hace varios años está en manos de la fiscal Mariana Querejeta y el juez Gustavo Villanueva, ambos de bajo perfil.

Para la Justicia Federal, es una causa muy sensible socialmente, por lo que a la hora de brindar información procuran que sea clara, y como no debe afectar las medidas que están en curso, muchas veces es escasa.

De acuerdo con el repaso que realizó LMN, se pudo obtener una radiografía del trabajo federal que saca a la luz falencias de la investigación inicial que llevaron a que la causa aún no se esclarezca y “con un delito continuado que es la desaparición forzada que conlleva la privación ilegítima de la libertad”, como explicó Sergio Heredia.

“Las valoraciones que se puedan hacer sobre decisiones tomadas por la Justicia local en su momento pueden derivar en un sinfín de caminos que no van a conducir al esclarecimiento”, aclaró una fuente federal a este medio.

“En los casos en que no aparece el cuerpo de la persona, la clave para avanzar está en una intervención eficaz, mediata o muy cercana al hecho, cosa que no pasó con Ávalos. De hecho, Gils Carbó dio cuenta de que no hubo ‘una investigación diligente, oportuna y completa sobre los hechos’. En este caso, entendemos que no la hubo y coincidimos con Carbó”, agregó la fuente que para evitar entrar en una polémica aclaró: “No se califica de intencional o no intencional la actuación local. Lo cierto es que no hubo una buena investigación desde lo técnico objetivo. Revertir eso es difícil”, concluyó.

caso avalos - las palmas

Desandando hipótesis

Toda investigación criminal obliga a constatar cada dato que surge. Esta tarea permite avanzar, en el mejor de los escenarios, hasta el esclarecimiento de la causa. Pero en Ávalos hubo líneas que llegaron a callejones sin salida y otras que se descartaron porque no tenían sustento.

En la causa de Sergio Ávalos, como repasamos en el año pasado cuando se cumplieron los 18 años, hay decenas de hipótesis que lo sitúan vivo fuera del boliche siendo atacado, y otras que dan cuenta del descarte de su cuerpo en distintos lugares, desde cementerios, la meseta y los ríos hasta, el más recurrente tal vez, el monumento a San Martín.

La fiscalía y el juzgado federal tuvieron que recorrer, a partir del expediente en algunos casos y de nuevos testimonios en otros –hay al menos tres testigos protegidos en la causa–, varias hipótesis que terminaron desechadas.

Una de las primeras medidas que tomó la Justicia Federal fue concluir con el relevamiento de los NN de las morgues que van desde Neuquén hasta Viedma, y se descartó un cuerpo con las características de Sergio.

“Recientemente se hizo una exhumación en el cementerio Central de Neuquén, donde en una tumba apareció otro cadáver más que no figuraba en ningún lado. Por lo que tomamos intervención y por oficio se solicitó al Equipo Argentino de Antropología Forense para que haga el cotejo de ADN con quienes venimos trabajando en el caso”, recordó la fuente federal.

Hasta la fecha, se han realizado tres cotejos de restos encontrados desde 2018 y todos fueron negativos.

Familiares de Sergio saliendo de Las Palmas.

Sangre, ciber y chanchería

Otras de las tareas pendientes que dejó la Justicia local y que concluyó la Federal fue el análisis de ADN de una tela con sangre secuestrada en la enfermería de Las Palmas.

“Se tuvo que analizar 12 años y medio después del secuestro y se comprobó que no tenía el perfil genético de Ávalos, pero es algo que se podría haber descartado mucho tiempo antes”, develó el investigador.

Otra de las pesquisas sobre la que se tuvieron que hacer tareas investigativas fue un mail que recibió un programa de radio donde se hablaba de personajes puntuales de Las Palmas. Se rastreó el IP y se llegó a un ciber de Cipolletti, por lo que se llamó a testimonial a la dueña.

Esa mujer, después de tantos años, se sintió sorprendida e impactada porque la llamaban a declarar en la causa Ávalos. De esa época en que se envió el mail no tenía nada con lo que pudiera colaborar. Para ella, el día que mandaron el mail fue algo totalmente intrascendente, fue un día cualquiera.

También se terminó de descartar la hipótesis de que a Ávalos lo podrían haber descartado en unas chancherías de Confluencia. “La versión es que esa madrugada un hombre había visto unas luces, y cuando fue la Policía le tomaron declaración a la esposa pero no al hombre porque no estaba, y después no volvieron a entrevistarlo, justo a la persona que lo había visto de primera mano. Algo totalmente irregular. Esa hipótesis terminó siendo inconducente, pero la tuvimos que seguir y cerrar”, detalló la fuente.

La prostituta vip y el reconocimiento

La pista de la prostituta vip nunca se dejó de lado. De hecho, el testigo protegido que aportó el dato también colaboró para realizar un identikit que se distribuyó a todas las fuerzas nacionales y con distintas alternativas con pelo corto, largo y de diferentes colores.

La búsqueda todavía está vigente, pero no se la ha podido localizar, y si bien la teoría está dentro de lo sospechado, hay otros elementos que la desarticulan. El principal es la forma de ser de Sergio Ávalos.

Una versión que figura en el expediente y que data de los primeros tiempos de la búsqueda tenía a un testigo que podía complicar seriamente a tanto a Sesnich como a Sepúlveda.

Ambos estuvieron citados a una rueda de reconocimiento a la que no solo no acudieron, sino que la Justicia local no mandó a la fuerza pública a buscarlos y tampoco se puso fecha para un nuevo reconocimiento.

“Esa medida de prueba que no se hizo en ese momento y que no sabemos por qué no se reprogramó, ya no tiene sentido hacerla por los cambios que han sufrido estas personas a lo largo de los años y la contaminación por todo la trascendido”, detalló el judicial federal.

GErmán-Busamia-entrevista-página-30.jpg
Germán Busamia confirmó la reunión a LMN

Germán Busamia confirmó la reunión a LMN

La última pista

El 1 de diciembre de 2021, una empleada del Juzgado de Paz 2 de Neuquén acudió al edificio del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), ubicado en el microcentro, y contactó al vocal Germán Busamia.

Al miembro del TSJ le llevó un sobre que le habían dejado en su casa dentro de una bolsa de nailon, en el que decía: “Entregar al Tribunal Superior de Justicia”.

De acuerdo con el relato de distintas fuentes consultadas, Busamia procedió a abrir el sobre y vio que se trataba de dos hojas, sin firma, que daban cuenta de una versión vinculada al caso Ávalos.

Ante esta situación, el vocal procedió a remitir la misma a la Justicia Federal que investiga la desaparición.

“Contaba que a Sergio lo habían matado y escondido en el interior del desagote cloacal de Las Palmas. Luego lo sacaron y lo llevaron por un camino de tierra que atravesaba Cuenca XV y lo quemaron hasta convertirlo en cenizas en la zona de la meseta”, reveló.

Si bien la carta no tenía firma, sí dejaba claro en el texto que quien había brindado la versión era una ex policía y concluía diciendo por qué lo hacía: “Soy madre y no puedo soportar el dolor que vive esa familia”.

Lo cierto es que esta última versión no se puede investigar porque habría que relevar, 19 años después, toda la meseta en busca de restos óseos, que es lo único que queda después de que un cuerpo es quemado por completo.

“Buscar al azar en la inmensidad de la meseta es una imposibilidad”, explicó la fuente.

pedro-nardadone.jpg

Dueño y encargado en la mira

Tras desandar trece hipótesis, la Justicia Federal al igual que la querella tienen en la mira al círculo interno que manejaba Las Palmas y la seguridad.

“Las hipótesis más firmes apuntan al círculo íntimo de Nardadone, los militares y el rol de la Policía de la provincia, no solo porque hacían adicionales en el boliche sino por todo lo que ocurrió después en la investigación”, expresó la fuente judicial.

A su vez, aguardan nuevas testimoniales que solicitaron los querellantes, Heredia y Aparicio, sobre las que hay muchas expectativas porque han realizado aportes importantes a la causa.

Una vez que concluyan, podría venir un aluvión de imputaciones que alcanzaría al dueño, al encargado y a su círculo interno, los integrantes de las fuerzas de seguridad y personal civil que trabajaba en Las Palmas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario