Casi la mitad de los vecinos se encierra por los ladrones

Los cipoleños recurren a las rejas por el miedo a los robos.

Gustavo Arroy
arroyog@lmneuquen.com.ar

Los herreros no descansan en Cipolletti y esto se vincula en forma directa con el temor a los ladrones. En el 2014, la encuesta anual que realizan los alumnos de la carrera de Criminología y Ciencias Forenses de la Universidad Nacional de Río Negro revelaba que casi un 70 por ciento de las personas ponía rejas en sus casas. El año pasado se confirmó la tendencia, con un 42% de los vecinos que eligió las rejas para proteger su propiedad. De manera simultánea, sumaron mucha iluminación, alarmas y perros guardianes.

24 por ciento de los cipoleños tiene un perro guardián para proteger su vivienda.

El trabajo que desarrolla un equipo de la sede Cipolletti cobra cada vez más importancia y los datos que se obtienen a través de la encuesta, que puede durar dos o tres semanas, pintan de cuerpo entero el tema de la inseguridad y el delito. No sólo se obtiene un índice de victimización, sino que se logran conocer las transformaciones de la vida diaria de las familias por lo que sucede en la calle.

Sin lugar a dudas, una de las preocupaciones más grandes tiene que ver con las casas y los robos. Por este motivo, no resulta extraño que año a año haya ido creciendo la colocación de rejas. En el primer relevamiento de la UNRN, un 27% manifestó que las adoptó para asegurar sus bienes; en el 2014, la cifra se elevó a un 69% y el año pasado bajó a un 42%. El descenso tiene que ver con una “diversificación” de las medidas de seguridad, que muestra a la iluminación en segundo lugar, con un 32% y la colocación de alarmas, con un 29%. También los perros se anotan entre los elegidos para cuidar las viviendas: un 24%.

En cuanto a las particularidades respecto de años anteriores, no se ubica como prioridad la contratación de un seguro ni tampoco se llega al extremo de mudarse (en el 2013, un 15% había señalado un cambio de domicilio).

Por otra parte, la mejor forma para muchos de evitar robos es permanecer en la casa o, al menos, que siempre haya algún integrante de la familia. En el 2015, un 15,76% eligió este método.

A la par de las medidas preventivas en los domicilios, crecen determinadas costumbres a la hora de salir a la calle: por ejemplo, no llevar dinero en efectivo. Esto lo hace un 12,28% de los cipoleños.

Lo llamativo del año pasado y que quizás exhibe un poco el hartazgo de cuidarse de los delincuentes es que varias personas respondieron que “no hacen nada” para evitar ser víctimas.

Encuesta
Un nivel de confianza del 95 por ciento

El equipo de la UNRN que encabeza la labor de relevamiento y procesamiento de datos en Cipolletti está integrado por Patricia Caro, Fernando Casullo, Micaela Fuentes, Francisca Zapata y Jaime Cares.

Uno de los factores que fue creciendo en el tiempo es el tamaño de la muestra, que en la primera encuesta se limitó a 270 personas. Luego se duplicó ese número, se achicó el margen de error y hoy el nivel de confianza de la información recabada se ubica en el 95%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario