Autos truchos: sólo quedan alegatos y un fallo crucial

Para la Fiscalía, no hay dudas de que los Montecino lideraban una banda delictiva. La defensa lo niega.

Quedó cerrada otra etapa del juicio oral contra los Montecino y sus presuntos cómplices, y en 15 días las partes expondrán los alegatos. Mientras que el último testigo confirmó los diálogos telefónicos entre los acusados y los damnificados, los integrantes de la supuesta asociación ilícita hicieron su descargo ante el tribunal, negaron el fin delictivo que les quiere atribuir la Fiscalía y aseguraron que los compradores tenían la posibilidad de verificar el estado de los vehículos antes de concretar la operación.

De esta forma, se atravesó una primera parte del debate que tuvo como denominador común el esfuerzo de los fiscales por demostrar que los Montecino y el resto de los involucrados formaban parte de una banda dedicada a vender autos con problemas mecánicos y flojos de papeles. Por este motivo, principalmente la defensa particular se concentró en desarticular la prueba que revela una presunta asociación ilícita y consiguió algunas respuestas positivas del tribunal encabezado por Guillermo Baquero Lazcano.

Te puede interesar...

Desde ya, a la hora de los alegatos, la Fiscalía enfocará su acusación en el delito de asociación ilícita y reclamará una declaración de culpabilidad para las seis personas juzgadas. En la vereda contraria estará la defensa, que no sólo hará referencia a la inocencia de sus defendidos, sino que intentará debilitar la idea de una banda que se dedicaba a estafar clientes en la región. El delito que finalmente considere el tribunal será fundamental para conocer si los Montecino pueden terminar en la cárcel o se vuelven a sus casas.

Desde la Fiscalía se apunta a reforzar los elementos que revelan una banda delictiva

Ayer, desde el Ministerio Público, se precisó que “el último testigo de la acusación fue un integrante de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti, que estuvo a cargo de la escucha de las intervenciones telefónicas ordenadas sobre la línea del acusado como líder de la organización criminal. Sobre este punto se realizó una convención probatoria y las partes aceptaron que el imputado era el usuario habitual de la línea telefónica intervenida”.

Sobre el contenido de las escuchas, el testigo “reprodujo charlas (de los acusados) con los damnificados quienes le manifestaban los problemas que los vehículos presentaban una vez que el intercambio comercial se había realizado. Estos inconvenientes podían ser mecánicos o registrales”. Por este motivo, después, terminaron denunciando a los Montecino y a sus socios.

Acusados apelan a “la buena fe"

Tras el cierre de la etapa de los testigos, los acusados pidieron hablar y contaron que “desde hace unos ocho o diez años se dedican a la compraventa de vehículos usados pero negaron estar organizados para cometer delitos. En lo anterior coincidieron en que si bien todos tenían su locación comercial en calle La Esmeralda de Cipolletti, cada uno realizaba sus propios negocios y atendía a sus clientes”. Asimismo, “señalaron que en todas las circunstancias advertían a sus compradores de solicitar los correspondientes informes de dominio o de que podían controlar el estado del vehículo con un mecánico de su confianza”.

La fiscalía descree totalmente de los dichos de los Montecino y además de acusarlos de liderar una banda, considera que cometieron el delito de coacción, “apretando” a los damnificados que no pagaban las cuotas acordadas o que se quejaban del estado de los vehículos.

La causa es seguida con mucha atención por la propia Procuración, con asiento en Viedma.

LEÉ MÁS

Asesinaron a una abuela a puñaladas cuando volvía del almacén en Cutral Co

La Fiscalía va con todo contra los Montecino

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario