Aumenta la tensión en la nueva toma de Costa Norte

Los ocupas no se quieren retirar. Solicitarán el desalojo urgente.

La nueva toma de Costa Norte, que se concretó el último fin de semana, sigue recibiendo a familias de distintos puntos de Cipolletti e incluso de otras ciudades, principalmente de Neuquén.

Los ocupantes dicen que son gente pacífica, que no quieren ir al choque y quieren negociar con el propietario. El problema es que, en principio, no habría nada que negociar. El dueño ya le dijo a la fiscalía cipoleña que va por la recuperación de sus tierras, en las que tiene previsto desarrollar un emprendimiento.

Te puede interesar...

Por eso, desde el Poder Judicial avanzarán con un planteo de desalojo. Primero necesitan identificar a las personas que se encuentran en la ocupación, pero aquí reside el primer obstáculo: los ocupantes no quieren brindar datos. Tal es así que la Policía ya comenzó a llevárselos demorados a la Comisaría Cuarta para averiguar sus antecedentes. Los que no tienen problemas se presentan de forma voluntaria.

Recién entonces, cuando todos sean identificados, el fiscal Matías Stiep podrá solicitar la formulación de cargos y requerir el desalojo en una audiencia. Sin embargo, los ocupantes no están dispuestos a desafectar el predio. Es más, dicen que van a ser muchos más de los que ya tomaron posesión de estas tierras, e insisten en dialogar para llegar a un acuerdo.

Fabiana, una de las integrantes de la toma, expresó a LM Cipolletti: “Es necesario que podamos hablar, porque la gente no se va a mover de acá, y siguen llegando más personas. Esto es inmenso y se va a llenar”. A su vez, aseguró que son pacíficos y cuestionó el accionar de los efectivos policiales: “Como si nada, vienen, te agarran y te llevan. Nosotros ya les dijimos que no habrá referente ni vamos a dar datos hasta que aparezca el dueño”.

Aumenta-la-tensión-en-la-nueva-toma-de-Costa-Norte-2.jpg

Pastor sí, pastor no

Mientras la fiscalía cipoleña intenta identificarlos a todos, investiga la presunta participación de un pastor evangélico como instigador de una toma que parece haber sido organizada. Ayer, desde el Ministerio Público Fiscal se reiteró que la investigación en curso sigue esa hipótesis de trabajo, aunque tampoco se descarta que haya sido organizada por las familias que finalmente ocuparon el predio.

“No es así, el pastor no es parte de la toma. Ni siquiera tiene un terreno. Damos la cara por él porque están perjudicando a una persona que no tiene nada que ver”, aseveró Fabiana.

De acuerdo con su versión, la mayoría de los integrantes de la toma, a la que bautizaron Los Olivos, proviene de dos barrios -Costa Norte y 2 de Agosto- que en sus orígenes se encontraban en la misma situación y paulatinamente se fueron urbanizando. Por eso, asintió: “Sabemos que podemos acceder a un terreno”.

“Nos organizamos por el boca en boca. Somos familias en situación de calle o que están alquilando, también hijos de familias de la zona que no tienen dónde vivir. Hay distintas situaciones. Hay argentinos, paraguayos, la mayoría es gente conocida. Somos pacíficos y no queremos ir al choque. Queremos dialogar y llegar a un acuerdo”, aclaró la vocera del grupo.

Comenzaron a limpiar el predio

Ayer, con algunas herramientas de mano, los ocupantes intentaban abrirse paso entre los pastizales para limpiar el predio que es inmenso. No sabían cuántos eran, porque seguía cayendo gente al terreno. Pero Fabiana aseveró que son muchos más que 16, lo que dice la Policía. “El lugar es muy grande y tiene entradas por todos lados”, advirtió.

Apuntó sobre el estado de abandono del predio, como un factor de riesgo constante que podría evitarse si estuviese urbanizado. En este sentido, dijo que es un descampado frecuentemente utilizado como vía de escape para los delincuentes; y que en época estival los pastizales arden, poniendo el peligro las viviendas de la zona.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario