Así fue el incidente con ácidos en la terminal local

El bulto se pasó a un colectivo en Neuquén. Los heridos se recuperaron.

Los dos trabajadores de la terminal de Cipolletti que el martes por la noche estuvieron en contacto con los ácidos derramados -un maletero y un empleado de la agencia Andesmar- ya tienen el alta médica y volvieron a sus tareas.

Según informó el jefe de Protección Civil, Felipe Vallejos, los afectados recibieron oxígeno y corticoides en el hospital local, y cuando los mareos y otros signos de intoxicación por inhalación o contacto directo con estas sustancias se desvanecieron, pudieron retirarse sin problemas. Su estado de salud es bueno.

Te puede interesar...

El bulto que despachó un laboratorio de Bahía Blanca contenía ácido sulfúrico y ácido clorhídrico, 14 litros en total. Una parte se derramó y, por fortuna, a nadie se le ocurrió echar agua, lo que hubiese causado un daño mayor porque son sustancias con un Ph muy alto.

El paquete se envió a pedido de la Universidad Nacional del Comahue, que utiliza estos productos para estudio. No hubo problemas con el envío hasta Neuquén, cuyo traslado se realizó en un camión, con un remito que decía Andesmar Cargas. “La hoja de ruta estaba completa y el envío, desde Bahía hasta Neuquén, estuvo bien. El error fue luego de cargar el bulto en un colectivo de línea que llegó a Cipolletti”, indicó Vallejos.

Cuando personal de la terminal cipoleña descargó el paquete, este se cayó y terminó rompiéndose y derramando una parte del producto. Rápidamente, utilizaron materiales absorbentes para contener el derrame, luego lo barrieron y lo pusieron en una doble bolsa, precintada, en una tambor de 200 litros, y de esta manera trasladaron las sustancias peligrosas para su resguardo.

Como parte del material también había caído al asfalto, personal de Protección Civil trabajó en el lugar para levantar la mancha. Lo lograron durante la mañana de ayer, por lo que ya retiraron la faja de peligro que habían colocado sobre cinco dársenas.

Tal vez causó confusión que el paquete estaba rotulado como formol, cuando en realidad contenía otras sustancias, las cuales estaban debidamente notificadas en la hoja de ruta.

Por el hecho, tomó intervención la CNRT, organismo que intentará determinar por qué vino ese producto en un colectivo de línea desde Neuquén hasta Cipolletti, algo que está prohibido por su peligrosidad.

Se aseguró que este tipo de materiales no debería viajar en transportes de línea con pasajeros por su alto nivel de toxicidad.

LEÉ MÁS

Dieron de alta a los empleados de la Terminal que manipularon ácidos para la UNCo

Municipio: respuestas parciales a comedores

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario