Anularon la condena del policía que chocó y mató sobre la Ruta 65

Maximiliano Cabrera había sido condenado a 4 años y 8 meses de prisión, pero para el Tribunal de Impugnación, los fundamentos de la fiscalía y la querella fueron arbitrarios. La defensa del imputado pide que sea condenado a la pena mínima.

El Tribunal de Impugnación de la provincia de Río Negro resolvió anular la condena a 4 años y 8 meses de prisión para Maximiliano Cabrera, el policía que –borracho y sin carnet- chocó sobre la Ruta Provincial y mató A Francisco Oscar Linares. Para ellos, la fiscalía ni la querella ofrecieron fundamentos contundentes para justificar la pena solicitada y que, finalmente, los jueces otorgaron.

El hecho ocurrió el 2 de agosto de 2018 a las 5.57 de la mañana en Fernández Oro cuando Cabrera conducía una Renault Laguna en inmediaciones de Puente 83. En estas circunstancias, impactó la parte trasera del Fiat Siena conducido por Linares, provocando que pierda el control de su vehículo e impacte de frente con una camioneta Toyota Hilux que circulaba en sentido contrario.

Te puede interesar...

A su vez, quedó acreditado que el acusado –quien prestaba servicios en la Unidad 32 del barrio La Paz- iba en exceso de velocidad a 133 km/h, con 2,7 gramos por litro de alcohol en sangre y sin carnet de conducir habilitante.

La condena

Cabrera fue acusado por el delito de homicidio culposo triplemente agravado. Al respecto, la fiscalía solicitó una pena de cinco años y ocho meses de prisión, más 10 años de inhabilitación para conducir, mientras que la defensa del acusado pidió la pena mínima de tres años de prisión y diez años de inhabilitación para manejar.

El 29 de mayo de 2019, los jueces Julio Sueldo, Guillermo Baquero Lazcano y Álvaro Meynet condenaron a Cabrera a cuatro años y ocho meses de prisión, más los diez años de inhabilitación para conducir, punto en el que ambas partes estaban de acuerdo.

La crítica de la defensa de Cabrera

Luego de conocer la condena, el abogado defensor del imputado arremetió contra el tribunal asegurando que había impuesto “una pena excesiva que no fue debidamente fundada y acreditada por el fiscal del caso en el juicio de cesura, como sí lo hizo la defensa”. A su vez, remarcó que la decisión fue tomada “de forma arbitraria y desconociendo el principio constitucional de que la pena es para readaptación y resocialización y no para castigo”.

A su vez, remarcó que Cabrera “no registraba antecedentes penales, prestó colaboración en el proceso, reconoció su responsabilidad penal en el evento, no cuestionó las circunstancias que sostuvo la acusación en su contra ni tampoco la calificación legal atribuida a su conducta y que mostró su arrepentimiento respecto de lo sucedido”.

Por otra parte, el abogado defensor señaló que “los testigos a su favor lo señalaron como una persona de trabajo con buen trato hacia los demás, circunstancias atenuantes que a su entender deben ser consideradas al momento de establecer el monto punitivo”. También aseguró que el Tribunal tomó como agravante que el imputado “se quiso ir del lugar sin dar la prestación de auxilio debido”, pero que este punto “no es cierto”, ya que el soporte fílmico indica que el testigo presencial del hecho “no lo notó bien, estaba tambaleante y venía de un accidente gravísimo”.

Por esta razón y bajo estos fundamentos, solicitó una sentencia de tres años de prisión efectiva para su defendido, ya que no cuenta con antecedentes penales y, en el caso de cumplir con la ley de ejecución penal, podría obtener la libertad a los ocho meses de prisión.

La respuesta de la fiscalía

La fiscalía aseguró que la sentencia impugnada “no es arbitraria ni se basa en fundamentación absurda” y, en cuanto a la pena, remarcó que el juez Julio Sueldo “adhirió a los argumentos del fiscal en la cesura, explicando que hay que atender a cada caso en particular, teniendo en cuenta de manera integral las circunstancias propias del hecho, como el daño ocasionado y los medio sutilizados para ocasionarlos”.

Asimismo, desde la fiscalía afirmaron que Sueldo tuvo en cuenta que Cabrera manejaba a 133 kilómetros por hora (más del doble de lo permitido), tenía 2,7 gramos de alcohol por litro de sangre (cuando el permitido es un gramo), y se encontraba inhabilitado para conducir. Por esta razón, la pena se extendió del mínimo previsto.

La resolución del Tribunal de Impugnación

Ante el planteo de la defensa, el Tribunal de Impugnación resolvió declarar admisible la impugnación realizada por la defensa de Maximiliano Cabrera, hacer lugar a dicha impugnación y, en consecuencia, anular la sentencia condenatoria de cuatro años y ocho meses de prisión.

Finalmente, remarcaron que no hubo fundamentos suficientes para justificar la pena, la cual “no se ajusta a los principios de readaptación y resocialización, transformado la sanción en una pena excesiva”.

De esta manera, se deberá comenzar de cero con el debate sobre la condena para Cabrera.

LEÉ MÁS

El policía que manejaba borracho y mató a un hombre fue condenado a 4 años y 8 meses de cárcel

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario