A trompadas y golpes, un hombre mató a su esposa contra el suelo

Violencia de género. Lo acusaron y le dieron prisión domiciliaria por el femicidio en el barrio neuquino La Sirena.

NEUQUÉN - Eleuterio Mayorga, de 76 años, mató a trompadas y golpes a su esposa Elma Hernández, de 69, en medio de una discusión en la cocina de su casa. El hombre fue acusado de homicidio calificado agravado por el vínculo y le dictaron seis meses de prisión domiciliaria con rondines policiales cada dos horas.

El crimen que conmovió a los vecinos de calle Ceferino Namuncurá al 1500, en el barrio La Sirena, fue más aberrante de lo que imaginaban. Ayer, la fiscal Sandra Ruixo describió en la audiencia: “Mayorga mató a su esposa, con quien llevaba más de 40 años de casados. Tras una discusión verbal a los gritos, Mayorga comenzó a propinarle reiterados golpes de puño en el rostro, provocando que ella cayera al piso. Una vez en el suelo, la aprisionó continuando con la golpiza en la zona de la cabeza, la que golpeó contra el suelo provocándole la muerte en ese momento”.

Mayorga escuchó la acusación en estado cansino y somnoliento, pero sin objetar absolutamente nada. Sus manos, con las que dio muerte a su esposa, no presentaban a simple vista lesiones importantes.

femicida asesina a golpes a mujer la sirena (3).jpg

Elma, según reveló la autopsia, tenía fracturas en el cráneo, desviación del tabique y fractura de huesos nasales. En el tórax también sufrió fracturas en la zona de las costillas. Además, su rostro quedó repleto de hematomas por la feroz golpiza que sufrió.

p13-pieza.jpg

La fiscal solicitó, además, que el hombre quede detenido con prisión domiciliaria por un plazo de seis meses hasta el juicio y con rondines policiales cada dos horas. La medida fue acordada con la defensora Belén Rodríguez y contempla la autorización para salidas médicas.

pieza-144-dos-modelos2.jpg

Los hijos del asesino confiaron a LMN que temen que su padre intente quitarse la vida, por lo que alguno deberá cuidarlo durante la prisión domiciliaria. Por su parte, la nieta, que vive en un departamento interno detrás de la casa donde ocurrió el crimen, adelantó su intención de mudarse por temor. Además, en el testimonio brindado a las autoridades aseguró que su abuelo maltrataba verbalmente a Elma.

Ahora resta realizar distintas pericias médicas y psiquiátricas, al igual que un examen toxicológico, ya que tanto el acusado como la víctima tomaban altas dosis de clonazepam.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario