A culatazos, motochorros se apoderaron de una bici

La víctima sufrió varios puntos en la cabeza tras el violento asalto.

Los motochorros cipoleños protagonizaron una de las semanas más salvajes del año en las calles de los barrios y lograron alzarse con un botín superior a los 100 mil pesos. El jueves interceptaron al dueño de un Rapipago y se apoderaron de un bolso con la recaudación del día.

Apenas 24 horas después, persiguieron a un ciclista y a los golpes lograron sacarle su valioso vehículo de dos ruedas. En ninguno de los casos, la Policía atrapó a los autores. Hay mucha bronca de los vecinos y los comerciantes se encuentran movilizados para que las autoridades gubernamentales y la Justicia local pongan mano dura para terminar con este tipo de delitos.

Te puede interesar...

Pareciera que están en todas partes y que las familias deben redoblar los cuidados para no ser sorprendidas en la zona céntrica o los barrios. Los motochorros siguen asolando a la gente y una de las últimas víctimas fue un hombre de 42 años, que circulaba en su bicicleta de competición, marca Venzo, por el barrio Del Trabajo.

Eran poco más de las 22 del viernes y en esas circunstancias, en calle Namuncurá y Saavedra, fue sorprendido por un motochorro que portaba un arma de fuego. “Uno de ellos se bajó para sustraerle la bicicleta, pero hubo un forcejeo. El ladrón le aplicó un culatazo en la cabeza con un arma de fuego y le provocó una herida sangrante.

La víctima logró escapar pero escuchó que por la espalda le gatillaron en reiteradas oportunidades por lo que tiró la bici y corrió. Cuando miró para atrás vio que uno de ellos cargó el rodado al hombro y se fueron”, precisó ayer el responsable de la Comisaría 32, Marcos Monsalve.

El hecho sucedió en el límite de los barrios Del Trabajo y Filipuzzi. Los vecinos poco pudieron hacer ante la furia de los delincuentes y se limitaron a auxiliar a la víctima. Los motochorros se alejaron tranquilamente del sector y por lo menos hasta ayer se desconocían datos certeros sobre su posible identidad.

Sin lugar a dudas, los asaltantes se muestran impunes y no importa la hora. La Policía se muestra irresoluta en algunos casos y evidentemente se tendrán que buscar otros mecanismos para ponerle fin a los golpes delictivos que sufren los vecinos. Entre las soluciones, se pide la implementación de pecheras con la patente impresa.

Los vecinos coinciden en la necesidad de prevención y que la Justicia local, desde el Ministerio Público Fiscal, ayude a poner fin a este tipo de delitos.

Reclamarán el uso de pecheras

Una de las medidas que se impulsará esta semana contra el accionar de los motochorros es el uso obligatorio de una pechera para los acompañantes y también, si es posible, que el casco lleve el número de la patente del vehículo. De esta forma, los responsables de la propuesta creen que se podrá identificar fácilmente a los delincuentes, o al menos la Policía podrá concentrarse en los sospechosos que se movilizan en las calles de la ciudad. Ahora se espera el acompañamiento de los concejales y el aporte de la Policía y la Justicia, que confirmarán la utilidad de la disposición. En general, los motochorros se distribuyen tareas y, mientras uno conduce, el acompañante ataca a la víctima.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario